DOÑA CUARESMA

Vicentín y los reventas

Comentarios 1

No le tengo manía a Vicentín Sánchez. Me produce mucha rabia que un tío que tiene cara de miembro de la Junta de Gobierno del Ecce Homo esté dedicado a organizar el Carnaval. Pero no le tengo manía.

Dicho lo anterior, no hay derecho a que Vicentín haya acabado con la reventa. La gente bien, la gente con posibles, no podrá asistir al Concurso del Falla.

Antes era distinto. Bastaba con llamar a Lolo o a Manuel Bahía, o mandar a alguien a los aledaños del Ducal. Seis entraditas para la Final, un palquito o dos palcos principales. Todo era cuestión de tener billetitos frescos en la cartera.

Ahora no. Gracias a Vicentín, los gaditanos de clase no podemos corresponder a las atenciones que recibimos de nuestras amistades. Es una pena. La gente que acudía a la reventa se alojaba en hoteles caros y acudía a restaurantes buenos.

A mí me gustaba ver a mis amistades de Sevilla disfrutando del Carnaval. Me gustaba verlos en el Falla levantándose de sus butacas, aburridos de tanta copla cursi y gritona.

Me gustaba ver a la gente de Sevilla escuchando una comparsa mientras daban buena cuenta de una merluza a la espalda. Y como en los buenos tiempos de las Fiestas Típicas: "Gonzalo, mándale unas gambitas a esos muchachos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios