Decimocuarta sesión de preliminares

Verdades a golpe de pasodoble

  • 'La secta de los Carapapa' triunfa hablando claro en una jornada en la que el coro de Valdés y la chirigota del Cascana reivindican la libertad de elección y la igualdad entre géneros

Comentarios 31

Cuando una fórmula funciona, ¿para qué cambiar? Los hermanos Márquez Mateos confiaron en el estilo que les dio el primer premio el pasado año en la modalidad de comparsa para volver a triunfar con La secta de los Carapapa, de nuevo con letras críticas, ironía y potentes voces. Ellos protagonizaron una buena sesión en la que también destacaron el coro de Valdés y las chirigotas Las minidesnatadas de Pascual y Venimos con lo puesto.

Dos platos fuertes y muchas risas para comenzar. Primero fue el coro de Valdés Los que se mueren por la pipa de la Paz... de la Pepi, de la Paqui, de la Pilar el que llevó al Falla un atrevido tipo de lesbianas que aprovechó para reivindicar los derechos de este colectivo. Ácidas letras y mucho humor jugando con el tipo.

Después fue la chirigota Venimos con lo puesto, una de las esperadas cada año tras hacerse con el tercer premio en 2006 con ¡Esto es pa verlo!. Los sevillanos volvieron a agradar con un original tipo de maniquíes. Consiguieron que el público presente en el Gran Teatro Falla pasara un buen rato con sus buenos golpes y como siempre demostraron potencia y mucha afinación. Caso contrario al de la comparsa de Valverde del Camino Un as en la manga de Dios, justita en voces y bastante desentonada.

Dos agrupaciones para el descanso y además, de las esperadas. Sacando punta a un tema de actualidad llegó la chirigota de Juanlu Cascana, Las minidesnatadas de Pascual. Para los autores que solicitaban días atrás letras comprometidas, ahí tienen al Cascana. El autor se implicó en 'lío de faldas' entre las enfermeras de San Rafael y Pascual y reivindicó la igualdad y el derecho de las trabajadoras a escoger su uniforme sin descuidar el humor.

Con las ideas claras y sin pelos en la lengua llegó también la comparsa de los hermanos Márquez Mateos La secta de los Carapapas. Los comparsistas defendieron el primer premio logrado en 2008 apoyándose en las virtudes que les ayudaron a conseguirlo: letras potentes y críticas, buenas voces y mucha pasión. Las comparaciones con La comparsa de momo son evidentes, pero no es esa su guerra. Tras su primer pase vuelven a colocarse en un lugar privilegiado entre el grupo de favoritas.

El nivel de la sesión decayó tras el descanso y se notó en el patio de butacas y los palcos. Bastantes huecos para recibir a la chirigota Más vale pájaro en mano que una patá en la cara, que fue de más a menos y no pasó de discreta. Igual que la comparsa de Ronda A flor de piel, mejor en afinación que en letras. Otra agrupación de la provincia de Málaga se encargó de continuar con la sesión, en este caso la chirigota de Torremolinos Los corredores de bolsa. Discreta, un buen cuplé y poco más, aunque no está mal para ser su primera incursión en el concurso del Falla.

Manolín Gálvez, en esta ocasión como espectador, se encargó de caldear el ambiente desde el gallinero alcanzada ya la una y media de la madrugada. El chirigotero se arrancó con el 15 años tiene mi amor del Dúo Dinámico y el público le correspondió con el clásico “que bote, que bote” entre otros cánticos antes de que el telón se levantara para recibir a la comparsa roteña La ciudad de la alegría, que hizo gala de un gran juego de voces. De concluir se encargó la chirigota Los malos maléficos, con una arriesgada apuesta que no acabó de cuajar pero que dejó algunos momentos de diversión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios