DOÑA CUARESMA

Vendedores de humo

HOY, premio para tres columnistas de este diario que, en el fondo, dicen lo mismo aunque con distinto cristal: que el pueblo necesita algo de opio.

Fernando Santiago dice en nuestro diario, en su columna, que hay que tomarse la crisis con humor y para ello está el Carnaval. Tú sí que puedes. Yo no, que vivo de la caridad cristiana -en idioma progre solidaridad laica- de lo que le sobra a los demás en suma. Con un sueldazo como el que tu tienes en Diputación yo también le digo a la gente que hay que tomarse la crisis a cachondeo.

El otro es Pérez Sauci, que no para de contarnos que si se inaugura una casa de hermandad o que si los pregoneros de la Semana Santa le pegan fuerte al pecado capital de la gula porque no pueden resistir las tentaciones del Bar Terraza. Yo de semanasantismo se un rato y también es opio mezclado con incienso para el pueblo. Las casas de hermandad son como las peñas, las cofradías son una especie de comparsas finas, los pregoneros son iguales en un lado u otro y los cargadores, lo mismo te vende un libreto que el itinerario.

El último es el columnista ecologista, que espacio falta a mi columna para poner su nombre, al que le digo algo que sirve para carnavaleros, capillitas y sus verdes huestes: la mejor manera de proteger el medio ambiente es ducharse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios