Doña cuaresma

Toca salir a escape

ME ha dado mucha alegría ver a Teófila en el palco del Falla, que estaba más perdida que el Kichi en el triduo de la Borriquita. La más zaherida del Carnaval en los últimos años se habrá desengañado ya de lo que es Cádiz al ver que al alcalde de ahora le adulan los comparsistas que da asco. Que alguno tiene hasta durezas en la lengua de tanto lametazo. Para que me entienda el lector comparsista: sebauras en la bífida.

Teo sirvió de escarnio, befa y mofa Carnaval tras Carnaval. Pero al Kichi, como es uno de ellos, que con la pinta que tiene parece -ojo, digo parece- que le han cortado el agua, lo van a matar a piropos. Eso sí, estos mismos falsos, terminarán largando del alcalde, porque esto no es como empieza, sino como acaba. Y la verdad es que los comparsistas no saben qué escribir si no se meten con un alcalde o con la Iglesia.

Pero bueno, por suerte lo del Carnaval de las coplas se acabó, el que quiera oír desde hoy alguna agrupación de Cádiz va a tener que pagar o irse a Puente Genil o a Coripe. Lo que pasa es que ahora empieza el peor Carnaval, el de las hordas que vienen haciéndoselo encima desde más allá de El Cuervo, Olvera y La Línea, y que tienen que evacuar aguas aquí; y también el Carnaval  de los que se hacen el gracioso sin gracia: el de las ilegales.

Ahora es cuando Cádiz está de verdad en emergencia social Kichi mío.

¡Sálvese quien pueda!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios