Decimocuarta función de preliminares

Tino Tovar y los cantautores de Remolino se llevan todas las miradas

  • La comparsa 'Juana la loca' y la chirigota 'Los Joaquín Pamplina...' irrumpen con mucha fuerza en el Concurso y destacan muy por encima del resto en la sesión de este jueves

Comentarios 27

Emoción y risas, buena combinación para una nueva noche de Carnaval.La comparsa 'Juana la loca' y la chirigota 'Los Joaquín Pamplina, cantautor de la plaza Mina', cada una con su particular estilo, conquistaron al Falla con sus repertorios y brillaron muy por encima del resto en la décimo cuarta función de preliminares del COAC 2011.

Tino Tovar arriesgó con un tipo complicado y, como casi siempre, acertó de pleno. Su comparsa homenajeó con sensibilidad y buen gusto a los homosexuales que tuvieron y tienen que aguantar a los que "miran apuntando" y les juzgan por considerarles diferentes. La puesta en escena, la música y las letras -sencillamente maravilloso el segundo pasodoble dedicado al autor gaditano Pedro Romero- juegan a favor de la idea que el autor desarrolla en su repertorio; la mejora en el grupo, notable respecto al año pasado, hace el resto.

La diversión vino de la mano de la chirigota de Kike Remolino, que superó con nota el examen del Falla esta vez sin la ayuda de Lolo Álvarez Seda. Los cantautores de Remolino, con un aire muy de Sabina, no dieron tregua a los presentes con un repertorio plagado de buenos golpes de humor. Además, despuntaron con un cuplé inmenso, fresco y original, dedicado a lo que ha ido pasando a lo largo de estas preliminares en el Concurso y rematado aprovechando el tirón de los sorprendentes cuplés del Canijo, ¿cómo pueden los otros grupos contrarrestar su forma de rematarlos? Matarlos, matarlos... Un golpe de genio y que da buena muestra de la calidad de la chirigota.

Por lo demás, poco que destacar. Agradaron tanto la chirigota 'Los diligentes', con un tipo muy divertido, como la comparsa 'Mar de amores', muy potente, aunque ambas a años luz de las dos grandes estrellas de la función. Para ellos, para Tino y Remolino, fueron todas las miradas y, además, por méritos propios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios