en tela de juicio

Telonazo

Comentarios 3

LA democracia existe para respetar a las minorías. Es obvio que debe gobernar quien quiera la mayoría , pero si no se respetasen a las minorías no sería una democracia. La libertad de expresión existe para que todo el mundo manifieste sus puntos de vista, pero debe proteger de manera especial el disenso, la discrepancia, la voz minoritaria, aquellos que van a contracorriente. La opinión mayoritaria no tiene problemas para dar cauce a sus puntos de vista, es redundante y concita el aplauso fácil de la gente. Lo hemos visto en el concurso a la hora de hablar de Urdangarín, Marta del Castillo, la duquesa de Alba, el conde de Salvatierra o ETA, de los que se han dicho las simplezas más grandes que imaginarse pueda. Viene todo esto a cuento de lo que gusta en Cádiz echar un telón. Hay algunos que piensan que de esa manera se mejora el nivel del concurso o su prestigio. Conviene recordar que hay un reglamento que contempla una primera fase denominada preselección, es decir, donde se seleccionan previamente aquellos que van a participar en el concurso propiamente dicho, que empieza en cuartos de final. Así que ¿por qué se le echa el telón a nadie?¿lo decide el regidor de escena a su buen saber y entender?¿lo hace el presidente del jurado? En este caso ¿participa el jurado en la toma de la decisión o es algo personal? ¿qué criterio se adopta para echar un telón?¿estético, moral, político, de oportunidad? Si lo que se quiere es que tan sólo aquellas agrupaciones que hayan pasado un filtro de calidad puedan concursar se podía organizar el certamen de otra manera: un jurado que fuera a los locales de ensayo para aquellos grupos que vinieran por primera vez o que otros años no hubieran pasado de la primera fase. Una audición en otro escenario a la vista de prensa y autores para decidir quién tiene el nivel y quién no lo tiene. Un disco de vídeo en el que el jurado pueda ver el repertorio previamente. En los festivales de cine no concursan todas las películas: hay un filtro previo. Si lo que se quiere es una preselección, se puede hacer de esa manera.

Ahora bien, una vez decidido que todas las agrupaciones van al Falla me parece indecente que a alguna se le eche el telón. Las ha habido muy malas, no sólo el cuarteto de Badajoz o el de los mojones. Muchas de ellas malas de solemnidad, con malas letras, mala afinación, mala música y malos tipos. Un mamarracho y un desdoro para el concurso del Falla. Pero por ahora el concurso está montado de manera que no hay un pase previo y que la preselección es una fase más de concurso. Si es así toca aguantar a toda agrupación que venga por mala que sea. Algunos participan para poder decir en su barrio o en su pueblo que han cantado en el Falla lo que debe ser un orgullo muy grande, casi como si tocaran el cielo con las manos. Pues ya lo han conseguido. No hay más que decir. Si se echa el telón es un ejercicio de falta de libertad impropio de una ciudad como Cádiz porque la libertad de expresión está también para las cosas groseras o mal cantadas. Es un demérito para la ciudad de la libertad, un desdoro para un concurso de repertorio que debe ser, en esencia, libérrimo y crítico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios