Regreso a la casa de los ladrillos coloraos en plena Guerra del Golfo

  • La chirigota 'El ladrón de Bagdá y to los demás de mentida' reinauguró carnavalescamente el Teatro Falla tras su remodelación · El Beni de Cádiz se olvidó del texto en el pregón y tuvo que improvisar

"Hoy el Carnaval inaugura el Falla". Con estas palabras se iniciaban en 1991 las semifinales del Concurso de Agrupaciones en el Gran Teatro Falla, en lo que fue la vuelta del Carnaval a la casa de los ladrillos coloraos. Las pronunció Rafael Gálvez, hermano de Manolín Gálvez, uno de los autores de la chirigota 'El ladrón de Bagdá y to los demás de mentida', el primer grupo que cantó en el Falla recuperado en la tarde del 1 de febrero. Gálvez cortó con tijeras una cinta reinaugurando carnavalescamente lo que la Reina Sofía había reinaugurado de manera oficial. La preselección se había celebrado en el Teatro Andalucía, con camerinos situados en un local cedido al Ayuntamiento por el Coaeco en la calle Libertad, por la parte de La Bombilla. La chirigota de los Villegas 'Los capullitos de alhelí...' tuvo el honor de ser la última agrupación que actuó en el Andalucía, cantando en la noche del miércoles 30 de enero un bello pasodoble agradeciendo los servicios prestados al teatro del exilio. El Carnaval había conseguido volver al Falla.

Escasos días antes de iniciarse el Concurso en 1991 estallaba la Guerra en el Golfo Pérsico. Hubo debate en la ciudad sobre la posibilidad de suspender el Carnaval. El CDS apostaba por la suspensión, mientras que PP y PSOE no estaban de acuerdo. El concejal de Fiestas, Carlos Mariscal, declaraba que "España no está en guerra" y zanjaba la polémica. El Concurso comenzaba con un minuto de silencio por la paz. El conflicto bélico estuvo muy presente en las coplas, así como el fichaje del calvo Dertycia por el Cádiz Club de Fútbol, el lamento por el cierre del Hospital de Mora, el fallecimiento en Orense de un hombre por el derrumbe de una pared mientras copulaba con una gallina o la campaña 'Póntelo, pónselo' animando al uso del preservativo. El reglamento sufría un cambio aún vigente. El tiempo máximo de la presentación se fijaba en tres minutos y el del popurrí en ocho. El Ayuntamiento sacó a concurso la retransmisión del COAC y lo ganó Canal Sur.

En comparsas, Antonio Martín ganaba de nuevo con 'Encajebolillos', con Martínez Ares y su 'Calabazas' en segundo lugar y ganándose a pasos agigantados a las nuevas generaciones de aficionados a esta modalidad. 'Los príncipes encantados' del Love vencían en chirigotas, en un concurso recordado por la descalificación de 'Epoca Vergüenza', de Erasmo y Selu, por variar sin avisar al jurado la presentación. Aquello les costó no pasar a la gran final. En coros, Julio Pardo, con Antonio Miranda de letrista, volvía a saborear el '1' siete años después. Pero la estrella de ese Concurso fue el trío 'Tres notas musicales', de Talleres Cuplesur, con El Peña, El Masa y El Gabi. Considerado por muchos como el mejor cuarteto de la historia dejó para la misma una genial parodia sobre la familia real.

En la calle, El Beni de Cádiz pregonaba en la plaza de la Catedral olvidándose parte del texto e improvisando, a pesar de contar con un apuntador de lujo como El Loco de la Colina. No todo fueron coplas ese Carnaval. La juventud pudo bailar en la plaza de la Catedral en conciertos al son de 'No me pises que llevo chanclas', 'Dinamita pa los pollos' o 'Cómplices'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios