Pioneros del Carnaval Chiquito ven "antinatural" oficializarlo

  • Paco Leal y El Gómez critican que El Molondro "se apropie" de la esencia de la idea

Comentarios 1

La iniciativa de la peña El Molondro de organizar un Carnaval Chiquito para los jartibles el próximo domingo 17 de febrero no ha sentado bien a algunos de los pioneros de esta celebración espontánea que nació en 1987 por la necesidad de alargar el disfrute de la semana de Carnaval y, además, bajo la retranca de imitar fiestas religiosas como el Corpus Chiquito. Paco Leal, uno de los impulsores de aquella idea, declaraba ayer que del Carnaval Chiquito "no se puede adueñar nadie, ni La Viña, ni Loreto ni El Balón porque va en contra de la filosofía de las agrupaciones callejeras". Leal estima que fijar una hora de inicio y colocar tres tablaos en la calle de La Palma para que actúen los grupos "va contra natura porque las callejeras no son ovejas que necesitan pastores". El hostelero gaditano mostraba asimismo su sorpresa "por la oficialidad del acto de presentación del cartel con la presencia de concejales apoyando algo que ya existe en su ambiente natural".

Paco Leal recordó los inicios del Carnaval que vive el centro de la ciudad el fin de semana posterior al Domingo de Piñata. "Aquello surgió en la plaza de San Antonio, que fue el punto de reunión del primer año. Nuestra chirigota y la de Paco Rosado lo pasábamos tan bien en Carnaval que nos sabía a poco y queríamos más días para cantar", señalaba el también maquillador. A pesar de que el Carnaval en democracia ya había arraigado en la ciudadanía, Leal reconoce que ese domingo de febrero de 1987 salieron a la calle "un poco asustados por si nos decían algo o la Policía Local nos ponía pegas".

Leal habla de la pancarta que se coloca en la escalerilla de Correos como el emblema de los 'jartibles'. "Recuerdo que se perdió y apareció luego. La guardaba como oro en paño en su casa Manolo Bocanegra", contaba ayer el propietario de 'La perola'.

Otro de los creadores del Carnaval Chiquito, El Gómez, afirmaba ayer que la iniciativa de El Molondro "es un oportunismo barato para crear algo que ya existe y que nació como algo espontáneo, sin reglas ni horarios. Eso va en contra de la esencia del Carnaval Chiquito". Gómez coincidía con Leal en calificar de "apropiación indebida de algo que no tiene dueño".

A juicio de Gómez, la idea en la que él mismo participó como impulsor "la recogió luego la gente y nadie tiene derecho a apropiarse de ella, ni siquiera los que la empezamos. Ya pertenece al pueblo y a nadie más". El autor carnavalesco no entiende que la celebración en el barrio de La Viña "se haga para descongestionar el Carnaval Chiquito de la plaza, cuando todos sabemos que se llama Chiquito por eso mismo, porque no tiene aglomeraciones y se pueden escuchar las coplas con tranquilidad". Por último, Gómez ironiza sobre el forillo que la organización del evento tiene previsto colocar en el tablao principal, con una pintura de la escalera de Correos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios