Picaítos en la lejanía

  • El Carnaval gaditano tiene amigos por todas partes, más allá de nuestras fronteras · Varios foráneos relatan en esta página cuándo y cómo les sedujo esta fiesta de interés turístico internacional

El Carnaval de Cádiz es uno de los más famosos de España e incluso del mundo, por eso recibió la distinción de interés turístico internacional. En los últimos años, las nuevas tecnologías han contribuido aún más a su expansión a la largo y ancho no sólo del territorio español, sino del globo terráqueo, y por eso son cada vez más los aficionados a nuestra fiesta que residen más allá de nuestras fronteras. No sólo nos referimos a los gaditanos que, por diversas causas, han tenido que emigrar. También incluimos en este lote a foráneos, extranjeros. 

Como ejemplo, Johan Otoya, un peruano que vivió el Carnaval gaditano in situ en el año 2001, y que quedó maravillado con la experiencia. Ya se ha ganado con creces el título de picaíto, picaíto. Sigue año tras año el certamen del Falla al otro lado del Charco, y sobre todo es digno de resaltar que dos de los pasodobles y varios cuplés que cantaron los componentes de la chirigota virtual 'Los de campofrío' (2003) llevan su rúbrica.

Además del peruano, una catalana, una madrileña y un argentino comentan en este reportaje su relación con el Carnaval made in Cádiz.

Johan Otoya. Perú

Fue un flechazo. El peruano Johan Otoya se enamoró del Carnaval de Cádiz el 23 de febrero de 2001, "cuando esa noche vi actuar en el Falla una de las mejores comparsas de los últimos tiempos: 'La niña de mis ojos', y por qué no decirlo, también 'Los condenaos'". "Cómo no engancharse al arte gaditano después de ver esas interpretaciones", agrega. Desde entonces, Johan, que se fue de la ciudad con el apodo de 'El pisha de Lima', hace todo lo posible por seguir el Carnaval en la distancia. E incluso puede presumir de haber escrito coplas para una agrupación, pues en 2003 presentó un par de pasodobles y algunos cuplés para la chirigota virtual 'Los de campofrío'. La fiesta gaditana la disfrutó in situ en 2001, 2002 y 2003, y del Concurso destaca "el sentimiento, la poesía expresada con música, la compenetración del público con los intérpretes, las gracias, los disfraces, y la dedicación tan perseverante por hacer de una fiesta folklórica algo tan profesional". Sus autores predilectos son Martínez Ares, Aragón, Selu, Vera Luque y El Canijo. Con estos dos últimos mantiene contacto telefónico. Johan, de 35 años, asegura que lleva en su móvil nada menos que 264 repertorios de Carnaval y suele ponerlos a todo volumen en su auto. En la imagen, el aficionado peruano está cantando en la calle con la chirigota virtual de 2003. 

Mauro Rodríguez. Argentina

No es un picaíto en la distancia. Ni siquiera es un picaíto del Carnaval gaditano, pero es digno de aparecer en esta página porque su caso es cuanto menos peculiar. Este argentino de 29 años lleva un año y medio residiendo en Cádiz, y en cuestión de días se le podrá ver cantando por las calles con la chirigota ilegal 'Jurado de misses'. Culpa a su amigo y compañero de piso José Luis Porquicho de su próximo debut en las callejeras. "Me llevó a un ensayo para ver si me animaba a participar, y no lo dudé", ríe. El certamen del Falla lo está siguiendo aunque de forma intermitente. "Ya voy entendiendo, pero todavía no me considero un aficionado. Además, cuanto más grande es un grupo, más difícil se me hace entender. Me pierdo muchas palabras". El estudiante de doctorado en la UCA asegura que antes de llegar a la capital gaditana no había escuchado hablar de su principal fiesta.

Alba Fernández. Barcelona

La culpa de que esta joven de 21 años y estudiante de Ciencias Políticas se picara con el Carnaval la tiene su amiga Rocío (de padres malagueños), que hace cuatro años empezó a hablarle de "unos 'Yesterdays', de comparsas y demás historias que me sonaban a chino. Me enseñó vídeos, y ese mismo año nos fuimos a Cádiz. Desde entonces no he dejado de ir por Carnavales". Y no sólo eso. Cada noche se conecta a Onda Cádiz y comenta las actuaciones vía Facebook con su amiga Rocío. La comparsa es su modalidad favorita, y en gran parte gracias a Juan Carlos Aragón. "No entiendo el Carnaval tanto como un entretenimiento, sino como una plataforma desde la que se emiten denuncias que son escuchadas". Alba colecciona cds y libretos, y como oro en paño guarda dos cassetes que le regaló un amigo de 'Agua clara' y 'La tuna del loco'. La joven sueña con ir al Falla.

Gloria Nieto. Madrid

Su afición al Carnaval se la debe a Cádiz, "una ciudad que me apasiona y, lógicamente, el Carnaval va implícito. Si conoces Cádiz, al final te acabas empapando de sus coplas", sonríe esta vecina de la localidad madrileña de Manzanares. A su peluquería la bautizó con el nombre de Gades, "porque como no pude irme a vivir allí, decidí crear mi propio oasis gaditano". Y vaya oasis: las paredes están repletas de fotos de La Caleta, del puente Canal, de la Catedral... Y en uno de los muros se leen frases extraídas de coplas carnavaleras. Un ejemplo: "Yo me enamoré de ti por culpa de los carnavales" ('Los inmortales'). Le entusiasma la comparsa, sobre todo la de Bienvenido. En el debut de 'Los currelantes', Gloria estaba en la segunda fila del Falla. "Intento ir a alguna sesión, y siempre voy a Cádiz el lunes de Carnaval y el sábado y domingo de Piñata. Sólo me queda vivir una Final".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios