El bus blasfemo

Opiniones

Comentarios 4

SI me perdonan la obviedad el fallo del jurado es la opinión de un grupo de personas. El grado de respeto que merecen depende del conocimiento que tengan del asunto. Voy a dar mi opinión ya que soy un frívolo y un ignorante. No coincido con el jurado en nada. Como paso de las camisas pardas me voy a las comparsas: me satisface que lo ganase Antonio Martín aunque no era la comparsa que más me gustaba. Antonio se lo merece por su dedicación y su interés. Me alegro por él pero las otras dos comparsas me gustaban más que la suya. 'Los Trasnochadores' por su desenfado y originalidad y 'La Pensadora Gaditana' por su música y sus letras. En chirigotas estoy con lo que creo que es la opinión mayoritaria, la que dice que 'Los Enteraos' estaba muy por encima de las demás. Y en cuartetos hubiera dado los premios al revés. Pero ya digo, es la opinión de un ignorante y no tiene mayor trascendencia.

Creo que debería acabarse de una vez por todas con el sistema de puntos. Es una impostura. Este mecanismo pretende darle un tono objetivo y casi científico a lo que es la opinión particular de un grupo de personas. Me resulta absurdo el mecanismo porque al final los autores miran las posibles puntuaciones y obran en consecuencia. No cantan lo que ellos piensan ni de la manera que a ellos les gustaría, sino en función del baremo y de lo que presumen que es el gusto del público y, sobre todo, del jurado. El resultadismo de Javier Clemente expuesto en estas páginas por un conocido autor. No se trata de hacerlo bien sino de ganar, y el espectáculo para la gabarra. Así que se canta con el patapún parriba, como el conocido entrenador vasco. Sería mejor que el jurado se limitase a decir cuáles le han gustado más y ya está. Es su opinión y es bueno dejarla limpia, desprovista del parapeto de los puntos y todas esas zarandajas. Una opinión no siempre es respetable, aunque todas deben ser toleradas. Hay opiniones con más fundamento que otras, en función del grado de conocimiento de cada asunto. Qué duda cabe que a los miembros del jurado se les debe exigir conocimiento. Con eso basta. La falsa objetividad de los puntos es un engaño.

Y para terminar un concurso: ¿De qué se disfrazó un conocido operario de una empresa pública de la ciudad?: a) De incendiario de sedes de partidos políticos b) De chino mandarín c) De alcaldable. Al ganador se le regalará un mono de astilleros del paquete entregado hace 30 años al susodicho. Está nuevo porque no han hecho falta sus servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios