israel peña chirigotero

"Ojalá hubiera sido un futbolista de los que entrenan a las 11 de la mañana"

Los carnavaleros siguen soñando para Diario del Carnaval. Esta vez es el chirigotero Israel Peña quien hace volar su imaginación y tras un margen de pocos minutos confiesa lo que le hubiera gustado ser en otra vida. "Sí, en otra vida, porque en ésta, con 35 años, ya lo tengo chungo", responde pronto entre bromas.

Y es que a Peña se le pasa por la cabeza lo cómoda que hubiera sido su vida como futbolista de elite. "En verdad es la ilusión de todos los niños -se disculpa unos momentos antes de desvelarlo- pero ojalá hubiera sido futbolista". "Bueno, o veterinario, pero para tratar con los animales había que estudiar mucho y yo he sido más de trabajar", reconoce.

Eso sí, quizás en su niñez quería dedicarse al balompié por unas razones y ahora lo quiere por otras. Porque lo que le hace decantarse por esta profesión es más que nada "disfrutar de la vida". "Aprovecharía todo el tiempo libre que tienen, que nada más entrenan dos horas por la mañana", afirma. "Y también me gustaría serlo para estar físicamente bien, claro, aunque ahora estoy en mi mejor momento", dice entre risas. Y ya que es un sueño, él optaría porque le fichara "un equipo que empezara a entrenar a partir de las once o las doce de la mañana". Por pedir que no quede.

Tampoco se le olvida al chirigotero la gran cantidad de dinero que ganaría, obviamente. "Pero la verdad es que yo me volcaría mucho con asociaciones y entidades de Cádiz que hacen su labor con lo más necesitados" . Y tampoco su lado fiestero. "Me iría de fiesta por supuesto, pero sin que se enterara mi entrenador ni mi mujer", cuenta con la boca pequeña. Y por coger tantos aviones con tantos partidos de la Champions League, no habría problema. "Si me entra fatiguita, bajo la ventanilla", aclara.

Peña ha jugado mucho al fútbol en sus tiempos mozos. "Yo he estado en Deportes Romero, en el Avante, y al fútbol sala en el Tabacalera", recuerda, "y mi posición era lateral derecho". "Ah, y mis ídolos son Mágico González y Hristo Stoichkov", adelanta dejando pistas de sus preferencias futbolísticas. De hecho, pide un gran favor. "En la foto que no me pongan del Real Madrid, que yo no quiero al Madrid ni en pintura. Vestidme mejor del Cádiz". Deseo concedido.

Pero antes confiesa un deseo más que le gustaría ver cumplido en su vida real . "Cuando fui de viaje a la Riviera Maya estuve con delfines en una piscina y estuve como los niños chicos, pero me gustaría poder bucear entre tiburones". Lo dice rápido, pero más pronto amaga. "En verdad, pon mejor bucear entre delfines, no se lo vaya a tomar en serio mi mujer y me venga con la sorpresita". Ya es tarde. Demasiado que no le hemos vestido del Madrid.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios