El cañamaque

El Museo

SE reunieron asociaciones, autores, intérpretes, gente dedicada a defender su principal fiesta. Hicieron frente común, lucharon, exigieron, reclamaron, protestaron y por fin consiguieron que el Ayuntamiento les diese un edificio para ellos remodelar y convertir en museo del Carnaval. Allí expuestas hay fotos de aquella agrupación, 'La Gaditana', que aquí conocemos gracias a Antonio Rivas. Hay disfraces de diferentes años, instrumentos, letras, fotos del reconocido murguista El Tito Pastrana (qué casualidad), fotos de concursos, carteles, etc... Estoy hablando de Montevideo (Uruguay), donde su museo bien organizado es motivo de orgullo para ellos. Orgullo que yo les notaba en sus caras cuando nos enseñaban su mayor logro. No pude disimular la envidia que sentí al contemplar que con tesón, trabajo y constancia habían conseguido lo que aquí tanto se nos resiste y se nos va a seguir resistiendo.

Cádiz es diferente en todo a todos porque los gaditanos somos diferentes. Aquí para hacer un museo hay que derribar un edificio y levantar otro con la consiguiente pérdida de tiempo que conlleva una cosa y otra. Y, claro, cuando se trata de obras ya sabemos... la Junta/Ayuntamiento, Ayuntamiento/la Junta... y el tiempo que se nos va por las cañerías dándole a los políticos totalmente igual. Sea en detrimento o sea en ventaja, la Junta siempre dice lo contrario que el Ayuntamiento y viceversa. ¿Tan difícil es ponerse de acuerdo por el bien de nuestra ciudad?

El edificio de la Aduana sería ideal para museo de Carnaval porque hay espacio alrededor para aparcamiento de autobuses, lo que facilitaría y agilizaría las visitas de fuera. Otro edificio que podría valer es el de la Cárcel Real y ya de camino organizar esta desorganizada zona de Cádiz.

Llegaron unos patronos, que ya tampoco son todos los que están, que pusieron pasta en la mesa y por ahora nadie sabe las cuentas, por lo que todo esto parece una cortina de humo. Tengo la impresión de que ni yo ni usted que me está leyendo vamos a ver este añorado museo porque esto va para largo.

El que tenga esta suerte y pueda disfrutar de lo que allí se exponga verá, entre otras muchísimas cosas, una partitura de pasodoble de un primer premio de comparsa que sacará en 2040 Manolo Santander (hijo), el tipo de un magnífico coro del año 2038 original de Lucía Pardo o la bandurria con la que compuso su primer tango Carmen Cabañas. En una urna de cristal iluminada van a poder observar la reliquia mayor guardada y más interesante: una nómina original de 2004 del primer funcionario que tuvo este museo cuando todavía ni existía, funcionario que lo único que hizo fue llevarse la pasta por la misma cara. Asin-é este Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios