Miles de visitantes toman la ciudad el primer sábado

  • Desafiaron al frío con predominio de pandillas disfrazadas

La capital gaditana vivió ayer su día grande de Carnaval con la llegada de cientos de miles de personas que colapsaron en la tarde-noche el casco antiguo de la ciudad. Ya desde la mañana, aun sin apenas actos programados en Cádiz, se vieron ingentes cantidades de personas ya disfrazadas y degustando ricos caldos de la tierra, amén de otras combinaciones más foráneas aliñadas con refrescos. Desde tempranas horas de la tarde se concentraron jóvenes de botellón en las escalerillas de la Catedral, junto al tabalo instalado para las actuaciones de las agrupaciones premiadas en las 'Galas de Carnaval'.

También hubo mucha gente en los alrededores del Mercado Central, donde los forasteros compraban recuerdos en El Melli. A pesar del frío, el público pudo ver la actuación incluso de alguna que otra chirigota callejera en la plaza de las Flores, a pesar de que tradicionalmente el primer día de gran actividad de las ilegales es el primer domingo de Carnaval. Se vieron además agrupaciones callejeras en San Juan de Dios o en la calle Ancha. Al menos, los visitantes se encontraron con algo de lo que disfrutar si no querían acudir en extramuros al carrusel de coros, única actividad organizada para la mañana de ayer.

Riadas humanas desembocaraon durante todo el día por San Juan de Dios procedentes de la estación de Renfe, a la que llegaron personas procedentes de toda la provincia y de Sevilla. Desde otros puntos se desplazaron en autobús, aparcados éstos en cualquier hueco libre de una ciudad siempre carente de estacionamientos. La juventud tomó la noche con singulares disfraces, algunos más imaginativos que otros. Predominaron los grupos y pandillas, pertrechadas de licores, cervezas y vinos para pasarlo lo mejor posible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios