Tercera sesión de cuartos de final

Guerra sin ganadores en el Falla

  • Muchas agrupaciones destacan pero ninguna despunta en la tercera jornada de cuartos, que sufrió además a un público muy frío en determinados momentos de la función.

Comentarios 3

Muchas nueces y poco ruído. Así puede describirse la jornada de este sábado en el Gran Teatro Falla, en el que el calor del público en determinados momentos brilló por su ausencia, especialmente a partir del descanso.

El coro de Fali Pastrana y Quico Zamora presentó su candidatura al primer premio con una estupenda actuación de La orquesta Cádiz, que dedicó sus tanguillos a “aquellas cositas de Cai” que hacen singulares a los gaditanos y a la defensa del coro tradicional que canta en la plaza en Carnaval en lugar del carrusel de agosto “que han montado unos peseteros”. Demuestran a lo largo de su actuación la calidad de sus voces y se colocan como firmes candidatos a la final.

Después de un pase en el que no acabaron de convencer a un sector de la afición, la chirigota del ‘Love’ Vueltecita gaditana (comparsa juvenil) volvió a las tablas dispuesta a hacer rectificar a aquellos que la daban por descartada en la pugna por entrar en la final. Y lo cierto es que esta vez los chirigoteros sí supieron enganchar a un público que acabó entregado a las buenas letras de la agrupación y que se divirtió de lo lindo viendo en acción al ‘Love’ y los suyos.

La primera comparsa de la noche llegó de El Puerto de Santa María, de la mano de ‘los majaras’ y con letra de Antonio Pedro Serrano ‘el Canijo’ y música de Kike Remolino. Potentes sus voces, muy buena su música e interesantes letras las de Mi Cai chiquito, especialmente las de sus pasodobles. Tras ellos el repertorio sufrió un pequeño bajón aunque mantienen al alza sus opciones de entrar en la siguiente ronda.

Más difícil será dejar fuera de la final al cuarteto de Ángel Gago Pal desembarco nosmardía, que hizo reír de nuevo al teatro con sus buenos golpes. Aunque su actuación bajó ligeramente el nivel respecto a las preliminares, los cuarteteros lucieron de nuevo su humor inteligente, fino y trabajado en su parodia y sacaron un inédito popurrit que también gustó y mucho a los presentes. Tendrán que mejorar sus cuplés para disputarles el primer premio al cuarteto de Manuel Jesús Morera, que pegó fuerte en las clasificatorias y que hoy vuelve a las tablas para intentar revalidar su éxito. Esta sana competencia entre dos agrupaciones de gran calidad es lo mejor que podía pasarle al concurso y especialmente a la modalidad de cuarteto.

También hizo pasar un buen rato al auditorio la chirigota de Manolito Santander Los bichos (las fuerzas nasales), que supo hacer reír y conmover con la preciosa música y letra de sus pasodobles, dedicados a su barrio de La Viña y a Fermín Salvochea. Simpático repertorio que les acerca a la siguiente semifinal, aunque con la gran competencia existente habrá que esperar a la madrugada del lunes para oír el veredicto del jurado.

Cerró la primera parte de la sesión la comparsa de Tino Tovar y Ángel Subiela Los perfumistas, que inundó con sus olores el patio de butacas. Magníficos sus pasodobles, criticando la manifestación llevada a cabo hace unos meses por la organizaciones defensoras de la familia en contra de gays y lesbianas. "Sólo hace falta cariño para hacer realidad una familia", "que importa que sean homosexuales si cuidan mucho a sus niños y les quieren más que a nadie". Precioso también el segundo, cantado a capella, en el que narran los silencios del maltrato y exigen a los hombres su responsabilidad en el asunto, "siguen muriendo mujeres y nosotros en silencio". El patio de butacas se levantó para aplaudir esta letra, perfectamente interpretada por el grupo. A partir de aquí el repertorio comenzó a caer, con dos cuplés que no se encontraron con la complicidad del público y un popurrit que se hizo largo para los aficionados, deseosos ya de tomarse un descanso. Nadie duda que los de Subiela estarán en la siguiente semifinal, y ahí tendrán que quemar todas las naves para conseguir una de las carísimas plazas para la final del próximo 1 de febrero. Con tanta competencia, será difícil.

Buena parte del público no había regresado aún del ambigú cuando el escenario acogió a la batea del coro Los proscritos de La Viña. Agradaron con su actuación, especialmente con sus tanguillos, pero se encontraron con un teatro excesivamente frío y contemplativo que no les ayudó nada.

El letargo de la grada continuó durante la actuación de la chirigota Los proscritos “regalos y pastelitos”, una de las sorpresas de la fase preliminar. Simpática actuación la  suya, apoyada en un popurrit muy divertido, que se topa de nuevo con la frialdad del graderío. Casi se puede decir que se han despedido hoy del concurso, aunque su paso por el mismo ha sido de lo más digno y el grupo tiene juventud y calidad de sobra para destacar en próximas ediciones. Muy buenas voces además.

Llegó una nueva comparsa y el público seguía como dormido. Ni que hubieran repartido bocadillos de Valium en el ambigú en el descanso. Los reciclaos, de Algeciras, demostraron por qué están en cuartos de final y agradaron de nuevo con sus letras y sus voces, pero la nula respuesta del público puede condenarles y mandarles al cajón. El Falla por fin despertó gracias a los flashes de los fotógrafos de Juan Manuel Braza Benítez el ‘Sheriff’, que mantuvieron con creces el gran nivel ofrecido hace una semana en este mismo escenario. Los revelaos se meten de lleno en la pugna por estar en la final gracias a sus hermosos pasodobles, sus geniales cuplés y el animado popurrit, que los chirigoteros interpretan como sólo ellos saben hacer. En su primera letra defienden que Cádiz “no es tan sólo su playita y su Carnaval” y que para los que viven aquí todo el año las cosas no son tan bonitas como se ven desde fuera, mientras que en la segunda atacan a los pedófilos, “que no tienen ninguna enfermedad, sólo son hijos de puta”. No hay perdón para ellos. Cambio de registro y mucho humor en los cuplés, el primero a un niño hiperactivo, y el segundo con mucha guasa para el tipo de la comparsa Los perfumistas. Rematan con un enorme popurrit, en el que no paran quietos ni un solo segundo y consigue contagiar al público con su alegría.

Tras la chirigota del ‘Sheriff’ muchos aficionados abandonaron el teatro, aunque quedaba una agrupación más por saltar a las tablas, El tirititrén de Fali Pastrana y Jesús Monje. Los que se marcharon se perdieron el espectacular grupo de voces de esta comparsa, capaz de hacer maravillas con sus cuerdas vocales. Magníficas voces y muy buena música, quizás por encima de las letras. Sólo por el placer de oírles cantar de nuevo merecería la pena verles en la segunda semifinal.

Con el chachachá del tren terminó esta tercera sesión de cuartos de final, en la que un buen puñado de grupos dieron un paso al frente en el concurso aunque ninguno destacó por encima de nadie y todo queda pendiente de lo que decidan los que mandan la noche del lunes.

Esto es, al menos, lo que opina uno. Y no se enfaden, que es Carnaval.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios