El Gran Momo echó a la hoguera su testamento de coplas

  • Joaquín Quiñones estuvo arropado en su pregón por su comparsa y por antiguos componentes de sus agrupaciones

Comentarios 11

Joaquín Quiñones vivió una 'Noche de Falla' en San Antonio y ardió en las llamas carnavalescas después de haber dejado un testamento de coplas que leyeron antiguos miembros de sus comparsas, que quisieron arropar al Dios Momo 2008 en lo que fue uno de los momentos más emotivos de la noche. Junto al grupo de ex componentes estaba el hijo del coplero, Quino Quiñones, con el disfraz de 'La Atlántidaý'. El autor gaditano, antes de realizar un recorrido por sus antecesores en el papel de Momo, "personajes de campanillas", recordó que estaba pregonando junto a su barrio natal, El Mentidero, citando a su maestro, Ramón Díaz 'Fletilla', y a los tangos 'cardenalicios' de El Quini. Luego hizo alusión al tipo que vestía, "de rojo y oro igual que Curro Romero", y su texto desembocó en el primer cante de la noche tras recordar el Momo de La Laguna que se han cumplido 25 años de su ya legendaria comparsa 'Robots', citando al Caracol y a Mejías, integrantes de aquel grupo y de 'El mercado de las maravillas', la comparsa de Quiñones de este año que cantó sobre el escenario la presentación de aquella agrupación futurista segundo premio de su modalidad en el carnaval de 1983.

En tono de broma, Joaquín Quiñones confesó "haber pedío a to los santos que no saltara el levante porque me atranco más hablando que la cremallera de un pantalón vaquero". Subieron al tablao sus ex componentes Jaime Alcántara, Pepe Clares, Antonio Blanco, Fali el Chino, Pepe Pavón y Juandi Aragón, luciendo disfraces de antiguas comparsas de Quiñones. 'El mercado de las maravillas' ofreció entonces su presentación, precediendo a un canto por la paz del Dios Momo y a un recuerdo al pregón de Antonio Martínez Ares. "Por cierto, el sábado estuvieron por aquí algunos piratas con barco, botines y canciones, pero yo no quiero guerra que pa eso soy el Gran Momo y no me sale de los... Quiñones, Quiñones".

De nuevo cantó la comparsa, en este caso un pasodoble de este año sobre los divorcios para recordar posteriormente que "Antes se le cantaba al señorito por media botella vino y una tajá de pescao frito. Hoy por fortuna no es igual, se le canto al pueblo llano para los barrios animar, pero el que quiera un espectáculo... lo siento, picha, pero tiene que pagar", manifestó el figurado Momo.

Defendió a la fiesta gaditana de los que la consideraban "chabacana y bajuna". Quiñones dijo "qué equivocados estaban esos filósofos de alma vacía, si pa cantarle a tu tierra sólo tienes que tener el corazón con faltas de ortografía", tal como expresó en un pasodoble de su comparsa 'Orfebres' (1986).

Enlazó el creador de 'Charrúas' (1995) con la devoción gaditana a la Virgen del Carmen, cantando así su comparsa el pasodoble de este año en el que el coplero pregunta a la advocación mariana dónde estaba "aquella tarde cuando a esos hombres se los tragaba el mar", en alusión a la tragedia del pesquero barbateño Nuevo Pepita Aurora.

Defendió seguidamente al coro gaditano como esencia de la fiesta de febrero. "Vamos a animarnos que esto es fácil de hacer, seis guitarras, dos laúdes y dos bandurrias, treinta y cinco de voz, una carroza puntera y un chófer con el tractor", apuntó en referencia al coro.

La comparsa cantó a continuación unos cuplés que fueron el preámbulo de unos chistes contados por José Manuel Martínez 'El Taka' y Juanma Rojo, dos de los componentes de la comparsa. Antes del final del pregón intervinieron los antiguos componentes leyendo unos textos que no eran otra cosa que fragmentos de algunas coplas de Quiñones.

No podía faltar la "voz de seda" de Ramoni, que cantó en solitario, como ya hiciera en uno de los volúmenes de la serie 'Coplas por Cai', el pasodoble de presentación de 'Los vikingos'. Recordó Quiñones dos de las letras de su repertorio de 2008, una dedicada a su nombramiento como Dios Momo en el que avisa de que estará por mucho tiempo en la fiesta y la otra, que no pudo cantarla al no clasificarse su comparsa para la final, sobre un quinceañero que sale por vez primera un sábado de Carnaval con sus amigos y lo que ve le gusta mucho. Por eso, antes de anunciar la interpretación de ambos pasodobles, el coplero señaló: "Como yo no estoy de acuerdo con otro Momo impostor, yo le contesto aquí hoy con dos letras sin rencor". Todo el mundo entendió que se trataba de un 'tirito' a 'La comparsa de Momo'.

Un piropo a la mujer gaditana y una referencia a los capillitas, "porque ya están loquitos porque esto acabe los de ¡Listos los de atrás!", dieron paso al remate final, la presentación de la comparsa 'Noche de Falla', cuarto premio de 1994. Un epílogo lógico y adecuado para el pregón de un Momo que antes de bajar del escenario compartió unos momentos muy especiales con su nieta Paula.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios