tribuna libre

Gilipollada popular

Comentarios 1

Desde hace muchos años, el pistoletazo de salida de nuestra fiesta son los ensayos generales que organizan algunas entidades en la calle, utilizando el generoso acto de repartir al pueblo algo de comer y de beber para así atraer al público, ya que las agrupaciones 'punteras' se retiraron de la 'obligación' de estos compromisos. Que dicho sea de paso algunos presidentes de alguna entidad que otra pensaban que realmente era una obligación de verdad para las agrupaciones; acudir cuando ellos lo requerían. Yo respeto la forma de pensar y de hacer de estas entidades que ponen su granito de arena, admiro la "pechá" de trabajar que se dan algunos miembros de sus juntas directivas y les agradezco, como gaditano, que hagan algo por Cádiz.

La Pestiñada, la Ostionada y la Erizada son fiestas en la calle con ensayos generales, para el pueblo y por el pueblo en donde algunos socios trabajan para que todo salga a pedir de boca, pero la mayoría de ellos ni escuchan ni están en la calle. Algunas entidades tienen la costumbre de abrir sus mostradores particulares para aprovechar, mientras están cantando en "su fiesta", la presencia de los concejales, que atentamente acuden, y tomarse dos vasos gratis alargando el pescuezo para que le vean en compañía de la autoridad. ¿No sería mejor compartir el vaso en la calle con el pueblo y dejar que la autoridad vea como está de bien o de mal organizado, lo que luego tarde subvencionaran? ¿No sería mejor que el pueblo pudiera ver a sus concejales entre la gente compartiendo conversación y el vasito, para que así ellos (los concejales) tomaran conciencia del sentir de la gente que les vota, de la gente que les critica o del que vota a la oposición? No entiendo por qué esconden a nuestros queridos concejales en una barra apartada, limitada y acotada cuando la fiesta está en la calle.

No sé si es la búsqueda de protagonismo de algunos, pero si yo fuera concejal me quedaba en la calle viviendo la fiesta de ensayos que se organiza para el pueblo y me dejaba de tanto baboseo en la barra del vaso gratis. Es como ir al Pregón del Carnaval a la plaza de San Antonio y en vez de escucharlo me meto en el Bar Al-Ándalus a darle a la caña. ¿No es una falta de respeto a las agrupaciones? Al final los grupos que se niegan asistir a estos agasajos van a tener un motivo. No digo yo tener que buscar a un conjunto que toque el tambor en vez de cantar coplas de Carnaval. La última vez que acudí a un ensayo de estos fue por echarle un cable al presidente entonces de la entidad, ya que ese año no tenía agrupación que llevar al acto.

Para agradecérmelo, me quiso convidar a un cubata en compañía de los socios en un conocido hotel gaditano. Le contesté que iría con el coro entero a tomármelo y me dijo que el coro no, por lo que me negué al jueguecito de compartir barra con quienes deben estar en la calle atentos a "su fiesta" y la de todos los gaditanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios