Undécima sesión de preliminares

Coplas de la India, corazón gitano

  • La comparsa 'La tribu del compás' protagoniza una sesión bastante floja que sólo animan las chirigotas 'Las barconeras' y 'Virgen a los 40'

Comentarios 14

Pega fuerte lo étnico en este Carnaval. Si días atrás fueron ritmos africanos o indígenas los que dominaron las tablas, hoy han sido las melodías hindúes las que han copado el protagonismo. De la India llegaron los Gitanos de El Puerto, plenos de fuerza como acostumbran aunque extraños fuera de su habitual estilo. Ellos fueron los grandes protagonistas de una sesión bastante floja que animaron las chirigotas Las barconeras y Virgen a los 40.

Melodías celtas para comenzar. El coro de Francisco Cárdenas Los celtas largos y con boquilla, con la novedad de Antonio Martín como autor de la música, inició la sesión de este lunes y tuvo precisamente en su selección musical su mejor virtud. Su mayor pero, ciertos desajustes en la vocalización que impidieron la correcta comprensión de algunas letras.

Tras ellos una novedad, la chirigota de José Juan Pastrana Las barconeras. Sorprendió con una gran puesta en escena, recreando seis balcones de la Viña con sus respectivos inquilinos, y un divertido repertorio que más lucía cuanto más partido sacaban al tipo. Sus letras fueron a menos llegado el popurrí, pero aún así protagonizaron una agradable sorpresa.

La comparsa Los del euribor, mejor en voces y afinación que en letras, precedió a la chirigota algecireña Virgen a los 40, sorpresa en 2008 con Peña Los Inmortales. Demostró que lo del pasado año no fue flor de un día y ofreció buenos detalles, aprovechando muy bien su tipo.

Plato fuerte antes del descanso con la comparsa de los Gitanos. La tribu del compás recurrió a su habitual fuerza para hacerse con el favor del público y derramó letras cargadas de sentimiento. Especialmente aplaudido fue su primer pasodoble, dedicado a Rafael Ricardi, que contempló la actuación desde uno de los palcos del Gran Teatro Falla. Buena actuación la de los Gitanos, aunque resultó extraño verles defender un tipo alejado del habitual.

Fueron pocos los que se enteraron del comienzo de la sexta actuación tras el descanso, tanto es así que la chirigota Y llegaron los de la Mancha actuó casi en familia. Muchas ganas y gran mérito venir desde tan lejos, así que mejor no entrar en detalles sobre su actuación. Como aseguraron en su presentación, estar en el Falla y llevarse su aplauso fue ya para ellos triunfo más que suficiente. Que lo disfruten.

Las tres agrupaciones restantes no colaboraron a levantar el ambiente del teatro. Discreta estuvo la comparsa isleña La favela, floja en voces y afinación. Aún peor fue la actuación de la chirigota 1900 'El ciego de Cádiz', que representó un botellón en plenas tablas. Muy desacertadas sus letras, poca gracia y muchos borderíos en su repertorio. Terminó con una función que se volvió insufrible tras el descanso la comparsa Los optimistas, que al menos lució una buena afinación. Para entonces, apenas si quedaban cuarenta personas en el teatro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios