DOÑA CUARESMa

Comparsas horribilis

Comentarios 1

ALGUIEN tendría que venir a Cádiz y, de una vez por todas, decirle a los gaditanos que la comparsa es la cosa más hortera, cursi e insoportable del mundo.

Las muñecas vestidas de gitana y los toritos encima de la televisión son modelos de buen gusto y refinamiento al lado de la comparsa gaditana. ¿Cómo puede gustar a alguien que quince tíos griten al unísono las cosas más cursis del planeta?

Los coros pueden gustar a algunos, lo admito. Parecen orfeones de Torrevieja con sus componentes moviendo el brazo como don Emilio Castelar en el Congreso, pero tienen un pase.

Es comprensible que las chirigotas cuenten con partidarios. Son grupos zafios, pero la sal gruesa y los chistes escatológicos tienen siempre una legión de seguidores.

Pero lo de la comparsa no tiene explicación. La canción española y los pasodobles ramplones pueden gustar más o menos. Antonio Molina, Manolo Escobar o El Fary son grandes artistas. Pero quince Farys cantando juntos en el escenario es demasiado. No hay quien lo soporte.

Hagan la prueba. Escuchen a Manolo Escobar cantando 'Madrecita María del Carmen'. Ahora imaginen a quince tíos cantando juntos la misma canción. Pues eso es la comparsa gaditana. Una cursilada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios