Comparsa 'La sereníssima'

Comentarios 1

Segunda premio

Oh donna mia veneciana, Oh donna mía gaditana. La comparsa de Juan Carlos Aragón nos da la visión de su Venecia, de su Cádiz, bello y decadente en una presentación que suena a gloria. 

Con una copa de vino en sus manos se preparan para entonar el primer pasodoble. Un diálogo con ese "malvado fruto de las vides" y "de nuestra sangre derramada".  Un canto al vino y a la prudencia pues si volviera a la adolescencia "le robaría a dentelladas y con más sentido días a la primavera y también "bebería otro vino pero de distinta manera". Hermosísimo remate, sereníssimo, le canta a "la vida que no he vivido, la que he perdido, la verdadera".

Conceptual y dirigido. Segundo pasodoble de rosa y espinas. Una reflexión sobre la envidia, "un castigo divino, una maldición". "Pobre del hombre que está preso de la envidia por su puerca condición", que si "el amor se le niega la furia lo devora", la envidia que "a todos los convierte en rivales" y que "no le cura la rabia ni un premio de carnavales". Reflexión que se va volviendo personalizada cuando increpan "tú (a un coplero) aunque presumas de gaditano tu comparsa resopla por esta copla de gondolero". Ponga nombre usted al destinatario de la copla. 

Cuplé de mardá a las coplas amarillistas del Concurso y con remate para la comparsa de los Carapapas. Segundo, repetido, al monumento de la Constitución con final crítico para los políticos a los que les resbala los derechos de los ciudadanos. Reseñar el trabajo de Lali en la última cuarteta del popurrí, tan emocionante, me parece, por esas segundas logradísimas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios