DOÑA CUARESMA

Carnaval en mayo

Ya era hora de que el Cielo escuchara mis plegarias. ¡Qué de agua! Muchos años hacía que no había un Lunes de Carnaval tan glorioso. Los coros, pipandito; los coristas con las gafas de sol en el bolsillo; las comparsas calladitas y las chirigotas con los coloretes desteñíos. ¡Qué de agua!

Me alegro. Nunca en mi ya larga vida he visto las calles de Cádiz tan limpias. Ni siquiera huelen a meados. Las trombas de agua se han llevado por delante el Carnaval.

Teófila y sus secuaces siguen empeñados en que el Lunes de Carnaval sea día festivo en nuestra ciudad. Pues bien, ya habrán podido comprobar en lo que ha quedado el día grande de Cádiz: todo el mundo en casa viendo el Tenerife-Mallorca. ¡Qué de agua!

Espero que sirva de lección. Mis admirados don León y don Vicente aprendieron en su día lo que era la lluvia y no dudaron en trasladar las fiestas típicas al mes de mayo.

Si los gaditanos siguen empeñados en celebrar el Carnaval habrá que trasladarlo a la primavera. Es la época adecuada. Se podrían instalar unas cuantas casetas en el paseo de Canalejas con buen jamón y buena manzanilla. Sin temor a las inclemencias del tiempo, podríamos escuchar sevillanas tomando gambas a la plancha.

Y el que quiera cuplés, que se vaya a su casa a escuchar los Cd's que entrega el Diario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios