Un Carnaval como buen presagio para la Capitalidad Iberoamericana

  • La sintonía entre Consistorio y entidades en plena crisis, clave en un febrero para recordar

Con dinero, todo es más fácil. En época de vacas flacas no hay más remedio que reciclar, ajustar y tirar de imaginación. Así ha ocurrido este año tras entender el Ayuntamiento de Cádiz y los numerosos colectivos que los recortes no debían influir excesivamente en la organización del Carnaval. El buen tiempo ha ayudado (y mucho) a la normalidad y con agrupaciones en las calles, santo y seña de la singularidad de la fiesta gaditana, el Carnaval va sobre ruedas. Las coplas, gratuitas en las esquinas, sobre los tablaos o encima de las bateas, no entienden de recortes. Este Carnaval se organiza casi solo mientras haya un grupo cantando y más de cinco personas escuchando.

La fiesta en la calle ha ganado con la implicación de las agrupaciones oficiales, entre ellas muchas de las premiadas en el Falla. Hace diez años era impensable, por ejemplo, ver una comparsa en la puerta de un comercio cerrado o en la escalerilla de Correos. Sobreentendida la participación de los coros, que abriendo el carrusel a todo el centro han protagonizado una de las mejoras más importantes en los últimos 20 años, los grupos oficiales han cogido gusto a la calle, a Cádiz. Y no sólo cantando, y cobrando, en las galas del sábado de Carnaval o en el circuito semanal de tablaos (otros grandes aciertos del Patronato), sino lanzándose a la calle los dos fines de semana. Los manos a manos que han protagonizado las chirigotas de El Love y El Selu, primer y segundo premio, en San Agustín y San Francisco ponen de manifiesto que atrás quedaron los contratos como única forma de disfrutar el periodo posterior al Concurso. Las agrupaciones callejeras han demostrado un ingenio supremo, con pujanza de la mujer participando en esta forma de hacer Carnaval.

Queda el reto de poner a Cádiz en el escaparete mundial gracias a su fiesta grande. Este febrero debe servir de acicate para la Capitalidad Iberoamericana del Carnaval, a la vuelta de la esquina. Será también una gran oportunidad para hacer caja en una ciudad castigada por la crisis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios