Sexta sesión de cuartos

Cantautores y muñecos vudú se coronan con la vista en los cuchillos

  • Remolino y Carapapas, lo mejor junto a la comparsa de Quiñones · El Sheriff y el Noly agradan pero no superan el corte de cuartos

Comentarios 5

Segunda noche de cuchillos largos, que este año coincidió además con la gala de los Oscars. Y como siempre la película fue alegre para algunos y triste para otros, con sus dosis de épica e incluso de terror. Porque el fallo del jurado deparó varias sorpresas importantes, como la ausencia en la siguiente fase del primer y segundo premio de chirigotas de 2010, las agrupaciones de Vera Luque y el Sheriff. Precisamente la chirigota de este último fue una de las protagonistas de una última jornada de cuartos que tuvo en cantautores y muñecos a sus grandes vencedores, mientras que la comparsa de Quiñones se hizo con el premio a la mejor interpretación gracias a su espectacular conjunto de voces.

La chirigota de Kike Remolino y la comparsa de los Carapapa se confirmaron como favoritas de cara a estar en la final del próximo viernes. Ambas ofrecieron buenas letras y un espectáculo completo de principio a fin, unos a base de risas y otros emocionando al teatro con su vibrante actuación. También presentó sus credenciales la comparsa de Quiñones, que además de potencia y afinación demostró saber concursar lanzando un pasodoble de esos que generan ríos de tinta, en defensa del estilo tradicional, y que ataca directamente a los que lo han dejado a un lado para renovarse -caso de Antonio Martín, por ejemplo- y a los que se ganan "a las quinceañeras" yendo de "guapitos" -¿alusión a Bienvenido, quizás?- en lugar de con sus coplas. Una letra formulada desde una postura discutible, como si la constante innovación no fuera necesaria para dar frescura y originalidad al Concurso, pero que si el jurado comparte puede darle muchos puntos.

Dos chirigotas que ofrecieron un buen pase se quedaron con la miel en los labios. Ni los personajes de 'Cai Story' del Sheriff, con buenos cuplés, ni los San Antonio del Noly, con un pasodoble musicalmente de altura y buenas letras para los indeseables fanatismos en el Concurso y para el castillo de San Sebastián, lograron convencer al jurado con sus repertorios. Sí lograron el pase, rompiendo algunas quinielas, el coro de Marín y Guimerá y el cuarteto de Algeciras. Ambas agrupaciones, junto a otras 25, competirán a partir de este lunes por las carísimas 12 plazas en juego para la Gran Final del viernes. La batalla promete.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios