Y la Caleta se quedó huérfana

  • El sepelio de Paco Alba, una auténtica manifestación popular de duelo por un hombre que supo llegar a lo más hondo del sentir gaditano

Así contó 'Diario de Cádiz' la triste noticia del fallecimiento del Brujo, el 17 de enero de 1976. "Paco Alba Medina ha muerto. En La Caleta, huérfana ya de sus mejores piropos, se embarcaron ayer, para acompañarle, más de veinte años de coplas a Cádiz, que para eso estaba allí anclada,  esperando, 'una barquilla con una gracia en la quilla que pa qué te voy a contá'. Camino del Puerto, el vapor evocó, más tristes que nunca, 'sus viejos sueños, sueños marineros', que eran su alegría. Y las calles y las gentes  y las cosas de Cádiz, a las que él supo dar, con voz y manos de comparsistas, pedazos de una vida, se han quedado dormidas, sin saber qué hacer ni qué decir, porque Paco Alba, que tantos y tantos ensayos dirigió, que tanto enseñó, olvidó enseñar a la ciudad de sus coplas, a las coplas de su ciudad, la forma de decirle adiós".

Al día siguiente tuvo lugar un multitudinario entierro. Por la tarde recibió sepultura en nuestra capital el cadáver del que fuera famoso comparsista. Desde su domicilio, en la calle San Salvador, hasta la parroquia de San José, el féretro fue llevado a hombros por familiares y comparsistas. El sepelio constituyó una auténtica manifestación popular de duelo por tan irreparable pérdida para Cádiz.

Asimismo numerosas coronas de agrupaciones, Comisión Municipal de Fiestas y otras entidades eran llevadas por amigos del coplero.

En el templo se encontraban el alcalde accidental de la ciudad, Vicente del Moral Alonso, José María Pemán, Jerónimo Almagro; los ediles Manuel de Diego Moreno, Manuel Marrero Ortega, Rafael Parodi Cebada y el presidente del jurado del Concurso de agrupaciones, Francisco Alarcón Daza.

Tras la ceremonia religiosa -el templo se encontraba totalmente abarrotado de fieles-, la mayoría acompañó al féretro hasta el cementerio, donde se despidió el duelo integrado por los hijos de Paco Alba y otros deudos, así como por los compañeros que formaban su famosa comparsa.

"La muerte del genial autor carnavalero supuso una impresionante expresión popular de duelo por el adiós de un hombre que supo llegar a lo más hondo del sentir gaditano con sus coplas, su inteligencia y su corazón enamorado de la Tacita de plata", destacó el Diario.

La muerte de Paco Alba  provocó un aluvión de notas y artículos de pesar como el que aparece en esta misma página firmado por el también autor de comparsa, Pedro Romero.

Por su parte, el recordado carnavalero Agustín González 'El Chimenea' también dedicó una emotivas letras a su amigo Paco.

"Cuando por última vez lo miré, para darle el adiós para siempre parecía que estaba durmiendo. La expresión de su cara era serena, como si estuviera entablando un mudo diálogo con las musas. Paco Alba se ha marchado para siempre, pero su espíritu de trovador de esta tierra estará latente en cada esquina cuando las notas de un pasodoble salten al aire y recorran triunfantes nuestras calle hacia el mar. Paco Alba se ha hecho acreedor a la inmortalidad en el recuerdo de todos los gaditanos, porque el vivió para alegrarnos".

Asimismo, en su habitual artículo en 'Diario de Cádiz', el periodista Bartolomé Llompart escribía: "Paco Alba ha muerto y desde hoy empezará a ser un memorable personaje popular, de perenne recuerdo, porque los artista que calan en el alma del pueblo nunca mueren del todo.

Paco Alba ha tenido la virtud de no parecerse más que a Paco Alba, compuso la comparsa fina, espectacular, de melodía pegadiza y letra emotiva. 

Que Dios te premie la gala y el donaire con que supiste cantar en estos años de gracia y alegría".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios