L Vivir el Carnaval

Cádiz se bebe a sorbitos las coplas que brinda su lunes de Carnaval

  • Las calles se llenan de agrupaciones oficiales e ilegales que reciben el aplauso de aficionados, mayoritariamente gaditanos que logran disfrutar de una fiesta menos concurrida que la del domingo

Comentarios 1

Un lunes sin prisas. Un lunes que se despereza al mediodía. Un lunes distinto en Cádiz: un lunes de Carnaval.

Las coplas volvieron ayer a resonar en calles, plazas y rincones del centro histórico, escenarios estos que durante toda la mañana y el mediodía fueron iluminados por el gran foco de luz que aportó el astro rey. Y tampoco faltaron las aplausos de un público menos numeroso que el de la jornada del domingo, pero con más ganas, si cabe, de escuchar y disfrutar del Carnaval cantado.

Medio centenar de personas rodeaba a las dos del mediodía, en la plaza Las Flores, a los monjes callejeros de 'Aquí no hay quien moje'. Esta ilegal arrancó sonrisas con letras como ésta: "Abrió Moisés las aguas y dijo sin pensar: señores, aprovechad, que esto está del carajo para mariscar". Muy cerca, en las escalerillas de Correos, la chirigota 'Mari Carmen y sus muñecos' también hacía reír con su repertorio. En cambio, los coros que iniciaban su recorrido en la plaza Mina y en las inmediaciones de la plaza de Abastos tardaron en arrancar. Hasta cerca de las tres de la tarde no comenzaron su recorrido el coro infantil 'Teatro Barvariedades, cuya batea estaba situada en la confluencia de Mina con la calle Zorrilla, e igualmente 'La nueva Cádiz', al que seguía el chiclanero 'Un mundo aparte', con Antonio Alemania y, finalmente, 'Bollywood'. Y a esa misma arrancaron, junto al Mercado, las bateas de las formaciones 'El motor de la música', '2012', '¡Listos los de atrás ¿Listos?', 'Las cacas', 'The Cádiz Gospel Choir' o 'Este coro tiene tela'.

Una de las agrupaciones más tempraneras fue la que rubrican los autores Kike Remolino y Javi García Rodríguez, 'Los protagonistas', que pasada la una del mediodía ya estaba haciendo reír a un buen número de personas en la plaza Mina, junto a la puerta principal del Museo. Y lo mismo hizo con su público la también chirigota finalista '¡Vipa la Pepi!', de Selu García Cossío, que eligió el enclave del Oratorio de San Felipe Neri para cantar su repertorio. La Pepi en estado puro. Y otro gran momento regalaron componentes de la comparsa 'Ciudadano zero', tercer premio en el Falla, cerca del Bingo Andalucía. Sus pasodobles fueron muy aplaudidos.

Los componentes de otra chirigota oficial, 'Mejó no salgo', de Antonio Pedro Serrano 'El Canijo', alumbraron ayer su repertorio en la plaza El Palillero, en la puerta de Zara. Y un par de horas después se apropiaron de este rincón los cuarteteros de 'Drácula de gran estoque', segundo premio, y también la comparsa de Juan Carlos Aragón, 'La serenissima', segundo premio. La chirigota 'Los hijos de Juana la loca' también se dejaron ver y escuchar en El Palillero, y el dúo callejero 'Con premeditación y alevosía' apostó por el mismo escenario que el domingo, la esquina de Sacramento con Columela.

Numerosas personas se echaron a la calle con ganas de escuchar letras, divertise y disfrutar del Carnaval a sorbitos. Ayer resultaba más fácil saborear las coplas, ya que las calles lucían más despejadas. Nada que ver con la marabunta de personas que el día antes invadió gran parte del casco histórico. Los lunes de Carnaval, los gaditanos viven su principal fiesta con mayor intimidad.

La transitada calle Ancha parecía ayer un bazar al aire libre, con productos de todo tipo, al igual que las nacionalidades de los vendedores, y varias ilegales ofrecían su repertorio en ella.

Estas formaciones callejeras proliferaban por todo el casco antiguo a primera hora de la tarde. 'Los tartiesos', 'Las infantas de naranja', 'El hombre que susurraba a las caballas', 'Croqueteros de Cádiz', 'Las cortes y confección, 'Las coño', 'Los que salen del armario', 'Los loros Ye-Yé', 'Teopatra, Marco Antonio y un puñao de romaní', 'La cristipandi' y hasta el coro callejero de Luis Frade 'Sequita te viá dejá', entre otras muchas agrupaciones ilegales, se repartieron el casco histórico.

En la plaza Candelaria, en cambio, actuaron grupos oficiales, con motivo del certamen de chirigotas que celebraba la peña La Estrella. A las cinco de la tarde ofrecieron su pase los integrantes de 'Los doce Gabanna', mientras aguardaban su turno los chirigoteros de 'Los hinchapelotas'.

Donde se vivió uno de los momentos estelares del Lunes de Coros fue en el tablao de San Agustín, al que se subieron ya en la tarde los dos primeros premios de chirigotas del Concurso del Falla, 'Los puretas del Caribe' y '¡Viva la Pepi!'. Ante centenares de aficionados, que se apiñaron para asistir a una situación histórica, ambos grupos mantuvieron un hermoso pique, intercambiándose coplas ante el delirio de los aficionados, que no se esperaban ese momentazo. La cúspide llegó en el momento del baile lento del popurrí de 'Los puretas', cuando 'El Love' sacó a bailar a José Mari 'El Niño Malet', uno de los componentes más populares de la chirigota de Selu. Entre ambos chirigoteros hicieron saltar chispas y palmas de felicidad. A buen seguro que para muchos quedará ya en la memoria que un Lunes de Coros vio bailar pegados a dos de los hombres con más gracia del Carnaval de Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios