BENDICIÓN DE DIOS

Bienvenido míster Doce

BUENO, ya estamos en el Doce,y el carnaval ha sido el pistoletazo de salida del mismo, si exceptuamos las campanadas de entrada del año (cortito de público e incluso de botellona), sólo brillo, por la novelería, la fuente músico-luminosa de los alrededores de la Plaza de San Juan de Dios.

Y llegó el concurso, de momento lo único que se nota sobre el Doce son los nombres o tipos sobre dicha efemérides, nadie ha llegado con una 'banda' a bombo y platillo a sacarnos del atolladero económico que cuesta poner en escena a una agrupación. Es más, de hecho se nota que la cosa esta cortita hasta en el 'escote' de los grupos.

La gente del carnaval nunca hemos esperado ayuda de nadie (y menos de los estamentos oficiales). Nos las hemos tenido que ingeniar para sacar adelante un presupuesto con el esfuerzo de cada uno de los componentes y alguna ayuda del comercio y, en la mayoría de los casos, cumplimos con nuestras deudas adquiridas.

Lo que sí tengo claro (con datos contrastados) es que con el dineral que mueve esta fiesta, los que menos ganan son los protagonistas, a los que más se les critica y además se les tilda de que van de artistas. Tengo unos numeros mareantes sobre el dinero que se maneja para poder arrancar el concurso (en algunos casos con peticiones sangrantes), pero así es la vida, hay quien nace con estrella y otros estrellaos...

En la crisis lo primero que se nota es rebajar el presupuesto para Fiestas, los Ayuntamientos apenas contratan y, los que lo hacen, lo hacen a la baja. Los particulares quieren pagar las cenas carnavalescas a precio de saldo y los festivales donde iban seis agrupaciones se quedan en dos. Con este panorama está claro que se acentúa lo que hemos comentado siempre, esto es una afición donde dividiendo horas y kilómetros (por el vil metal) sale a seis reales la jornada.

Es de juzgado de guardia que todavía haya algunos compañeros participando en este Concurso sin haber cobrado algunas galas del concurso anterior. Sé de algunos casos en los que han tenido que pedir un préstamo para debutar en las tablas este año.

Yo espero, por el bien de mi tierra, que si en este Bienvenido Míster Doce en el tema carnavalesco no ha cambiado para nada, que al menos en estos diez meses que faltan tengamos algo nuevo que nos saque de ser el 'trasero' del mundo. Es una oportunidad única que de momento se está desaprovechando y lo malo podría ser que quede lo peor aún por venir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios