L Celebrando La Pepa 2012

Un Bicentenario de Cai, Cai

  • Carnavaleros y humoristas gaditanos proponen, a petición de Diario del Carnaval, un programa alternativo para el próximo 19 de marzo l Prepárense para una jornada intensa pensada principalmente para reírse

Comentarios 2

Hoy tiramos de ánge. Carnavaleros y humoristas gaditanos, a petición de 'Diario del Carnaval', han elaborado un programa para el Bicentenario de Cai, Cai. El 19 de marzo se queda sin horas para la multitud de actos que han propuesto, y que no tienen nada que envidiar al programa oficial del Consorcio del Bicentenario. El oficioso tiene más arte, eso sí. Es Carnaval. Bien sirvan estas dos páginas para echar el ratito, y si el Ayuntamiento o el Consorcio quieren quedarse con algunos, pues que hablen con 'El Selu', Valdés, 'Yuyu', Selu Piulestán, Tony Rodríguez, Pepito 'El Caja' o 'El Libi', que son los que han aportado las ideas .

Este 19 de marzo de 2012 alternativo podría empezar con la iniciativa de José Luis García Cossío, Selu. "Celebraría una quedada de paraos en Cádiz con todos los miembros del Inem de España en la que, por su puesto, los paraos gaditanos harían de anfitriones y brindarían por que son los únicos de todo el país que no han notado la crisis". Esta reivindicativa apuesta para celebrar el Bicentenario de La Pepa contaría además con un buen número de actos paralelos como la colocación de "una antorcha como la de la Plaza de España en la puerta de la oficina del Inem de la avenida" o el descubrimiento de "un placa" en la fachada de la misma oficina "en la que aparecerían los nombres de los primeros paraos de Cádiz, entre los que estaría yo, que soy socio fundador". Por último, Selu propone la "entrega de cartillas del paro honoríficas y el intercambio de las mismas" con desempleados de otros países iberoamericanos.

A continuación comenzarían los festejos gastronómicos. El autor José Manuel Valdés, en dique seco este año, propone la que podría ser la I Pepitada Popular. Allí, en la Plaza de España, delante del monumento de La Pepa, deberán reunirse 2012 'Pepes y Pepas'. A los primeros 2012 que lleguen, el Ayuntamiento les invitará a un pepito, de ternera o de cerdo. "Bueno y si está la cosa bien a una cerveza para no atragantarse", añade. El ganador aún no lo tiene claro, pero sí algunos conceptos de la puntuación. "Si te llamas Pepe y encima eres del PP tendrás más pes, o sea más puntos. Todo pepe por todos lados tiene que contar más". Para animar al ambiente, en una fuente -que mejor que la recién inaugurada de la Plaza de San Juan de Dios- haría un concurso para buscar pepitas de oro. "Más que nada para tener a los niños entretenidos mientras nos comemos los pepitos", termina.

El Yuyu haría un acto más sencillo, más bien un homenaje de comer y beber. Desde su retiro espiritual lejos del Falla asegura que "para mí la celebración del Bicentenario no supone nada del otro mundo más allá de un reconocimiento a los señores que firmaron aquella importante Constitución de 1812 y a las libertades que se recogían en ella". Por eso mismo pasa de proyectos y grandes festines y lo celebraría en 'petit comité' con "un homenaje gastronómico rodeado de buenos colegas". "Me iría a una terracita a tomarme un gin tonic con medio kilo de cañaíllas fresquitas. Sería un homenaje gastronómico y 'bebestronómico' en el que brindaríamos por los doceañistas con Havana Club de 12 años", improvisa.

Ya por la tarde, empezarían los deportes. El cuartetero Selu Piulestán apunta al ámbito deportivo y propone la celebración de las I Olimpiadas Caleteras, que contarían con numerosas disciplinas que se desarrollarían en todo el entorno de la playa gaditana. "Para un evento de esta magnitud no podrían faltar deportes como el lanzamiento de gargajillo o de palo de sombrilla, además de un concurso de pesca desde la grúa del Hotel Atlántico y un torneo de balonvolea en la pierda cuadrá". Las pruebas acuáticas serían las grandes protagonistas de un evento de esta categoría y Selu desgrana algunos de los deportes que tendrían más calado entre los aficionados como "el mangüiti subacuático, los 100 metros mariposa en la palangana, un campeonato de waterpulpo a la gallega o los saltos de trampolín desde el puente Canal, que en categoría femenina se desarrollaría desde el puente Hierro". Los deportes de riesgo también tendrían cabida en esta revolucionaria Olimpiada Caletera, pues habría competición de "salto desde las barcas con marea vacía y viento de poniente".

El humorista gaditano Tony Rodríguez añade una competición más en La Caleta. Para él sería imprescindible, sin duda, un campeonato iberoamericano de salto del puente canal. "Que vengan los mejores saltadores de trampolín del mundo, con sus mallitas, a ver si son capaces de tirarse sabiendo que hay abajo piedras". Está claro que aquí tendrían ventaja los caleteros que verano tras verano se lanzan al vacío desde el puente más famoso de Cádiz, aunque no segundo puente. Para eso jugamos en casa. "Con la piscinita azul, así muy bonita es muy fácil tirarse, pero como se te cruce una caballa la cosa se complica". Tal como está la cosa de cortita, "el campeonato debería ser benéfico", dice Tony y el premio más bien testimonial.

Como también se celebra la Capitalidad Iberoamericana del Carnaval, Tony lanza además otro reto: que durante todo el año la estatua de Paco Alba se mantenga limpita. "Creo que estaría bien que por una vez estuviera sin nada pintado. Sin un 'Te quiero Pepi' o sin un cigarro en la boca del creador de la comparsa". Eso será complicado, pero la celebración lo merece. Para eso se podría hacer una macroquedada protesta junto al busto de uno de los mejores autores del Carnaval. Se exigiría, con pancartas, que nadie lo pinte, limpieza para Paco Alba.

Y habría que trasladarse al otro lado de Cádiz, a la Bahía, para continuar la celebración. A Pepito 'El Caja', humorista y presentador de Onda Cádiz Televisión en este concurso de agrupaciones, le gustaría darle un uso al único trocito de puente de la Pepa que está acabado. "Aprovechando el trocito que está terminado podríamos hacer un concurso de salto de esquí, como se hacen los campeonatos del 1 de enero en la nieve y que siempre echan por la tele en año nuevo". "Vamos, di la verdad, que tú nunca lo has visto -dice Pepito-. Ni yo tampoco porque estamos acostados... pero sabe cuál te digo ¿no?". Sí sí, ¿pero cree que dará tiempo a correr carrerilla con el trocito que hay? "Hombre yo pondría a un tío fuerte empujando, y si hace falta, se le da dos o tres vueltas a la rotonda de enfrente de El Corte Inglés para coger impulso. También habría que poner un poquito de jabón en el puente y con unos tenis malos de esos gastados sería suficiente, yo no pondría esquís. Mejor eso que resbala tela". Pepe cree que sería un éxito, que se apuntaría muchísima gente "porque lo que hay abajo es agua". Habrá que saber nadar.

El cierre a esta jornada tan intensa la pone la idea de Emilio Gutiérrez Cruz 'El Libi', quetiene claro que el Bicentenario hay que celebrarlo como Dios manda y, tratándose de Cádiz, qué mejor que organizar la I Barbacoada Popular del Doce. "No podemos dejar pasar a los presidentes iberoamericanos que nos visiten que disfruten de la carta de presentación de nuestras costumbres. Cádiz es cuna de tablaos, el único puesto de trabajo que está garantizado de por vida en nuestra ciudad es el de montador de escenarios callejeros. Por lo que aprovechando la llama del pebetero de la Plaza de España se podría organizar la I Barbacoa del Doce. Una plancha de mínio de 50 por 60 se colocaría con un fuego a su amor encima del pebetero, volcaríamos en ella docenas y docenas de chorizos y filetitos, sin servilletas para que los iberoamericanos se acostumbren a limpiarse en el 'perní' del pantalón, como hacemos nosotros en la barbacoa del trofeo".

'El Libi' añade además que "esto no tendría sentido si no actuara alguna agrupación carnavalesca. Para abrir boca abriría el coro mixto 'En sobrehúsa', a continuación la comparsita juvenil 'Dobladillitos de melva', después la chirigota 'Ardores lejanos' y para terminar la comparsa gaditanísima por los cuatro costao 'Ropavieja', revelación de este año. Al final del acto a cada presidente iberoamericano se le haría entrega de un detallito, consistente en clavarle en la solapa del traje un pergamino bañado en plata de todos los artículos que se aprobaron en la recordada constitución de Cádiz. Es incómodo, pero nunca lo olvidarían, os lo aseguro".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios