Aterrizaje forzoso en el templo de las coplas

  • La presencia de los concursantes de 'Se llama copla' revolucionó al respetable, al igual que la agrupación del Yuyu

El público que acudió anoche al Gran Teatro Falla entró en el coliseo buscando coplas y lo primero con lo que se topó fue con copleros. Los concursantes de la presente edición del concurso televisivo de Canal Sur Se llama Copla asistieron al Gran Teatro Falla buscando también coplas, pero lo primero que encontraron fueron seguidores del programa que les reclamaban fotos y autógrafos.

La aspirante Gloria Romero, de Córdoba, atendió amablemente a varios fans, e incluso alegró la noche a la maquilladora de Canal Sur saludando y hablando con su madre por teléfono. "Pues si te hacemos disfrutar, eso es lo más importante. Un beso, Pepi", se despidió la concursante de su interlocutora.

Romero manifestó estar "encantada" en el templo de las coplas. "Siempre he dicho que quería durar en el Concurso para poder venir al Falla, así que mi primer objetivo ya se ha cumplido. Y a ver si consigo el segundo, que es ganar", sonrió.

La joven explicó que arribó al Carnaval de Cádiz en el 98, embarcada en la comparsa 'Los piratas', de Martínez Ares. E igualmente echó el ancla en la chirigota 'Los juancojones', de ese mismo año. "No soy una fiel seguidora, pero reconozco que me gusta mucho escuchar a las agrupaciones. Ahora acabo de disfrutar con el popurrí de la comparsa femenina 'Al fresquito'; me ha emocionado la alusión que han hecho a la memoria histórica", comentó. Y también mostró su entusiasmo por la oportunidad de poder escuchar en vivo y en directo a la chirigota del Yuyu y Sánchez Reyes. El público se puso en pie con su repertorio, y Gloria también.

Muy cerca de ella se encontraba el pregonero, Javier Ruibal. Y otro rostro conocido fue el del vicepresidente del Sevilla Club de Fútbol, Pepe Castro. Menos conocidos pero sí muy escuchados son los locutores de Radio Marca y colaboradores del programa El Pelotazo Alejandro Rodríguez y Fede Quintero, también en el Teatro.

Fuera, junto al muro de las lamentaciones donde se encuentra la taquilla, un grupo de aficionados se preparaba para pasar la noche soñando con las ansiadas entradas de semifinales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios