cádiz cf

La vida lejos del Carranza

  • Buena parte de las opciones de éxito pasa por las cuatro salidas en las seis jornadas restantes

Salvi pugna con un jugador del Real Valladolid en el encuentro de la primera vuelta disputado en el estadio Ramón de Carranza. Salvi pugna con un jugador del Real Valladolid en el encuentro de la primera vuelta disputado en el estadio Ramón de Carranza.

Salvi pugna con un jugador del Real Valladolid en el encuentro de la primera vuelta disputado en el estadio Ramón de Carranza. / fito carreto

El Seis jornadas restan para la resolución de LaLiga 1|2|3 con una recta final plagada de ilusión y dificultades para un Cádiz que no tiene nada fácil cumplir el objetivo de meterse en la fase de ascenso a Primera División aunque no depende más que de sí mismo. Debe enfrentarse a cuatro rivales en la batalla para subir a la élite: Real Valladolid, Rea Zaragoza, Tenerife y Granada.

El Cádiz lo tiene en su mano pero debe dar un paso al frente pese a tener por delante un itinerario que le depara cuatro partidos fuera de casa y sólo dos en el regazo del estadio Ramón de Carranza, donde sólo ha perdido un encuentro en todo el torneo -contra el Osasuna hace ya seis meses y medio con aquellos tres penaltis desperdiciados-.

Valladolid, Zaragoza, Tenerife y Granada, huesos duros hasta el final de la Liga

Es imposible calcular cuántos puntos debe sumar el equipo amarillo para poder finalizar entre los seis primeros, pero todo apunta a que necesita algo más de los que sea capaz de conseguir en su feudo. Los duelos a domicilio adquieren una relevancia que habría sido menor de haber ganado más puntos en el santuario cadista. Al equipo le toca mejorar sus prestaciones en la lejanía.

El calendario reserva dos salidas consecutivas en el futuro más inmediato, la primera al terreno del Real Valladolid -próximo sábado a partir de las cuatro de la tarde- y la segunda al campo del Albacete -domingo 6 de mayo a las seis-. El cuadro pucelano llega a la cita de la 37ª jornada con 54 puntos en su cuenta, cuatro menos que un Cádiz que busca reencontrarse con la victoria con la que además distanciarse de manera casi definitiva de un rival directo. Si no puede ganar, un empate serviría al menos para mantener la diferencia.

El envite del Carlos Belmonte -38ª jornada- tiene un cariz distinto porque los amarillos afrontan la misión de superar a un equipo al que le está costando cerrar la permanencia.

Los de Álvaro Cervera volverán a casa en el 39º capítulo liguero para continuar con la contienda por el ascenso, en esta ocasión contra un Zaragoza al alza con el que a día de hoy está empatado a 58 puntos. Se avecina un duelo en la cumbre.

En la 40ª jornada aguarda una nueva visita, esta vez a un Barcelona B con el agua al cuello, metido en zona de descenso, que quizás esté desahuciado o apue sus últimas opciones de salvarse. En cualquier caso, nada fácil.

El penúltimo compromiso, el último en el Carranza, será contra otro rival directo, el Tenerife, que ahora, a finales de abril, está seis puntos por debajo de los amarillos. Una oportunidad más para dejar atrás a otro de lo aspirantes.

El Cádiz cerrará la Liga en el campo del Granada en un partido que puede tener tintes dramáticos si gaditanos y nazarís necesitan los puntos para sacar el billete del play-off. Los rojiblancos, a priori con una de las plantillas más potentes de la categoría, tienen ahora tres puntos menos que los de Cervera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios