Cádiz CF

Facultades retiradas

  • El Consejo de Administración, tras el ingreso de Pina en prisión, le revoca de modo indefinido todos los poderes. El club anuncia inminentes medidas "que velen por el buen gobierno"

Manuel Vizcaíno (i), como presidente del Cádiz, se hace cargo de manera indefinida de todas las facultades que tenía Pina en el club. Manuel Vizcaíno (i), como presidente del Cádiz, se hace cargo de manera indefinida de todas las facultades que tenía Pina en el club.

Manuel Vizcaíno (i), como presidente del Cádiz, se hace cargo de manera indefinida de todas las facultades que tenía Pina en el club. / j.p.

El Cádiz continúa dando pasos para que todas las parcelas del club estén cubiertas en la gestión diaria. El objetivo es que no haya ni un segundo de vacío en ningún apartado y por ello toma decisiones con rapidez con las que además pretende transmitir un mensaje de firmeza y tranquilidad ante una situación delicada.

La detención el pasado miércoles del consejero delegado, Quique Pina, en el marco de la denominada operación Líbero, condujo al Consejo de Administración, con el presidente, Manuel Vizcaíno, a la cabeza, a dar un primer paso con la decisión de hacerse con la gestión integral de la entidad a la espera de que se aclarase la situación de Pina, responsable de todo lo relacionado con el ámbito deportivo a tenor del pacto al que había llegado con el propio Vizcaíno en verano de 2016.

Después de una declaración que se prolongó durante unas tres horas, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata envió a prisión sin fianza a Pina el pasado viernes ante la posibilidad de destrucción de pruebas. El empresario murciano está imputado por presuntos delitos de blanqueo de capitales, insolvencia punible y otro contra la Hacienda Pública y desde ese día permanece recluido en el penal de Soto del Real, ubicado en la comunidad autónoma de Madrid.

El Cádiz optó por la prudencia y no reaccionó de manera pública el viernes tras la prisión incondicional ordenada por el titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional por una razón de peso: el equipo jugaba al día siguiente un importante partido de Liga en el estadio del Nástic de Tarragona y en el club acordaron esperar a que se disputara el encuentro para pronunciarse. No querían interferir ante la proximidad de la competición, con el equipo en pleno esfuerzo por tratar de mantenerse en los puestos de privilegio.

El conjunto amarillo empató a cero en el Nou Estadi, pasó el fin de semana y la entidad, una vez solventado el compromiso deportivo -el próximo duelo ya será el próximo sábado contra el Real Oviedo en el estadio Ramón de Carranza-, comunicó la segunda medida que adopta -tras la que anunció el pasado jueves- a través de una escueta nota. "Tras el último hecho registrado el pasado viernes, se ha procedido a la revocación indefinida de las facultades delegadas que recaían en la figura de Enrique Pina Campuzano", informaron desde la entidad cadista en un breve párrafo.

Pina era el responsable directo de la gestión deportiva tras el poder que recibió del presidente el pasado verano. Vizcaíno le otorgó esas facultades que ahora le retira de manera indefinida, aunque de momento no definitiva a la espera de los nuevos movimientos que pueda realizar el club en cualquier instante.

El Consejo de Administración de la entidad cadista trazó una hoja de ruta en función de las consecuencias que vaya deparando la operación Líbero, como ya adelantó Vizcaíno el pasado jueves en una comparecencia de prensa junto al consejero Jorge Cobo y el secretario del Consejo, Martín José García Marichal. El Cádiz informó también ayer de que "en las próximas horas" continuará tomando decisiones "que velen por el buen gobierno de la entidad".

Nada trascendió de esas nuevas medidas que el club se dispone a tomar. Una de ellas podría pasar por la destitución de Pina como consejero de delegado y también cabe la posibilidad de la salida del murciano del Consejo de Administración, aunque para ello se debería convocar una junta general de accionistas que sería un mero formalismo ya que con el único voto de Vizcaíno sería suficiente para aprobar esa medida. El presidente es el administrador único de Locos por el Balón -la mitad en teoría es suya o su entorno y la otra mitad es de Pina o su entorno-, sociedad que ostenta el 51 por ciento de las acciones del Cádiz, es decir, la mayoría absoluta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios