cádiz cf

La pena ya es máxima

  • Tras el de Huesca, ningún equipo tiene ya un balance más adverso que el Cádiz en penaltis a favor y en contra

La pena ya es máxima La pena ya es máxima

La pena ya es máxima / Ortuño celebra su gol de penalti al Mallorca, con el portero balear medio caído

El Cádiz lleva liderando un montón de jornadas la lista de los equipos de LaLiga 1|2|3 que menos veces se han visto favorecidos por la señalización de penaltis en el área contraria, faceta en la que continúa atascado con una solitaria pena máxima al igual que un Sevilla Atlético con el que comparte la condición de primero de esa relación desde hace mucho tiempo. Y eso que ya se han cumplimentado 34 encuentros.

Para más inri, hay que remontarse nada menos que al 28 de agosto del año pasado, día en el que se disputó el segundo compromiso liguero, para hallar el único penalti a favor del conjunto amarillo durante el curso liguero actual. Han transcurrido casi ocho meses a partir de entonces.

Muy lejos andan gaditanos y sevillistas de Levante y Tenerife, que aparecen en la punta contraria de esa clasificación con nueve y ocho penaltis, respectivamente, pitados a favor.

Más elevado es el número de penas máximas señaladas a la escuadra adiestrada por Álvaro Cervera cuando de defender su propia parcela se trataba. El pasado sábado, con motivo de la visita efectuada al campo oscense de El Alcoraz, cayó la sexta de la temporada a consecuencia de una teórica falta cometida por Sankaré, al que incluso le han anulado posteriormente la tarjeta amarilla de amonestación al estimar el Comité de Competición que el senegalés no tuvo culpa alguna en la caída del futbolista del Huesca.

Cabe recordar que dos de las unidades de esa media docena fueron malogradas por los adversarios, en concreto el rayista Embarba, que envió fuera el esférico, y Alexander, jugador del Huesca cuyo tiro en la primera vuelta rechazó de manera espectacular Alberto Cifuentes en el Ramón de Carranza. Por cierto, que esta pena máxima la decretó de un modo caprichoso el árbitro del colegio valenciano Ais Reig, por aquel entonces ya odiado por el cadismo después de que en Miranda de Ebro protagonizara un atraco deportivo de lo más indignante.

Lo más novedoso después de lo acaecido en la 34ª jornada, con esa ejecución magistral de Samu Saiz al estilo Panenka engañando al guardameta cadista, radica en que al computarse ese penalti el Cádiz ha pasado a tener el balance global más adverso teniendo en cuenta la diferencia existente entre los pitados a favor y en contra. En definitiva, que ahora mismo no existe ningún equipo en la categoría de plata que se haya visto más perjudicado que el amarillo de la capital gaditana. La situación cadista en lo que respecta a esa hipotética clasificación venía siendo peligrosa desde hace tiempo, pero siempre tenía algún adversario en peores condiciones al acumular una altísima cifra de penaltis en contra. Ahora han cambiado algo las tornas ya que el Cádiz, con cinco más en contra que a favor, acaba de igualar la cantidad que presentan Mallorca, Mirandés y Sevilla Atlético. Mucho más allá del horizonte se pierde a 12 de distancia el Levante, con siete más a favor que en contra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios