Un paso más en el proyecto

  • José Mari, considerado una referencia en el centro del campo, renueva por dos temporadas

José Mari hace carrera continua durante un entrenamiento. José Mari hace carrera continua durante un entrenamiento.

José Mari hace carrera continua durante un entrenamiento. / fito carreto

El Cádiz mira a la vez al presente y al futuro con el reto de no parar de crecer. Los responsables de la parcela deportiva tienen claro que el club debe estar siempre bajo el paraguas de la Liga Profesional, como mínimo en Segunda División A, y toman decisiones en esa dirección. Álvaro Cervera, el entrenador del anhelado ascenso, amplió su relación contractual hasta el año 2020, Salvi y Álvaro García lo hicieron hasta 2022 y ahora el Cádiz da un paso más, el de la renovación de José Mari, anunciada ayer de manera oficial por la entidad con sede en el estadio Ramón de Carranza. El futbolista firma por dos temporadas más allá de la actual, por lo que su vínculo se extiende hasta el 30 de junio de 2020.

El centrocampista, que aterrizó la pasada temporada en el feliz regreso del conjunto amarillo a la categoría de plata, está considerado un futbolista clave en la plantilla por las virtudes que atesora dentro y fuera del campo: compromiso, esfuerzo, experiencia, liderazgo, calidad y un importante rol en el vestuario, en el que transmite energía positiva. Acababa contrato a mediados de 2018 -dentro de siete meses y medio- y por tanto era libre para comprometer con cualquier equipo a partir del próximo 1 de enero de cara a la siguiente campaña, pero no ha querido darle vueltas al asunto y cuando las dos partes se sienten a gusto el acuerdo está asegurado.

Tenía posibilidades de decantarse por otros destinos pero elige quedarse en el Cádiz con el deseo de poder seguir aportando su grano de arena y, por qué no, participar algún día en el ascenso a Primera División, el sueño de todo gaditano y cadista y por tanto también de él. La pasada campaña se quedó cerca y no dejará de intentarlo junto a sus compañeros, sin olvidar que lo que sí es obligado es amarrar la permanencia.

El técnico, Álvaro Cervera, afirmaba hace varios días que José Mari es uno de los mejores jugadores a los que ha entrenado. Toda una declaración de intenciones en una decidida apuesta por la continuidad del roteño, en sintonía con los deseos del gestor deportivo, Quique Pina, y el director deportivo, Juan Carlos Cordero.

El medio se siente feliz en el Cádiz y en su tierra y, a punto de cumplir 30 años, firma la extensión de su contrato que le llevará a defender el escudo cadista durante cuatro campañas. Cuando finalice su contrato tendrá 32 años y medio y todavía tendrá recorrido como futbolista, quién sabe si con otra renovación en el conjunto amarillo. Si cumple su contrato el Cádiz será el equipo en el que más tiempo ha pasado durante su carrera profesional.

José Mari, tercer capitán, acumula más de 3.000 minutos vestido de amarillo y azul repartidos en 41 partidos entre el pasado curso y el actual. La pasada temporada la costó entrar en materia a causa de una lesión y no debutó hasta la octava jornada. Cuando cogió la forma fue titular indiscutible aunque un nuevo problema físico, en diciembre de 2016, frenó su progresión hasta que un mes y medio después, ya en enero de 2017, reapareció para no volver a salir del equipo. Acumuló 33 partidos oficiales y con su jerarquía en la medular ayudó a conquistar la quinta posición y a participar en el play-off -eliminado por el Tenerife-.

En la campaña actual, la 2017/18, también tuvo problemas físicos que le impidieron adquirir el tono adecuado, que ya va teniendo una vez superada una lesión de tobillo sufrida en la jornada inaugural que le dejó en el dique seco hasta que volvió a jugar en el noveno capítulo. Lleva ocho partidos -siete de Liga y uno de la Copa del Rey- pero si le respetan las lesiones rebasará con creces el número de encuentros del ejercicio anterior.

Curtido en mil batallas -ha jugado en Primera División con el Zaragoza y con el Levante y ha disputado la Liga estadounidense en las filas del Colorado Rapids-, el medio desempeña multitud de funciones sobre el terreno de juego: colocación, esfuerzo, lectura del juego, robo del esférico y circulación, desplazamiento largo y en los últimos tiempos lanzador a balón parado. Es el encargado de poner en movimiento el cuero en faltas laterales y saques de esquina y precisamente en los dos últimos partidos sirvió con maestría dos balones de córner que acabaron en gol. Fueron dos acciones calcadas. En la primera, en el choque contra el Reus, centró al corazón del área y José Ángel Carrillo culminó con cabezazo. El segundo, ante el Sporting de Gijón, volvió a poner la pelota en el mismo sitio y apareció Jon Ander Garrido para definir con un testarazo impecable. Con los centros de José Mari el Cádiz empieza a generar mucho peligro a balón parado.

Mañana, después del entrenamiento, se celebrará un acto en el Ramón de Carranza para presentar la renovación del jugador con la presencia del director deportivo, Juan Carlos Cordero, además del propio futbolista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios