cádiz cf

Un gaditano en la cuna del fútbol

  • Jesús Casas afronta el exigente reto de ser la mano derecha de Javi Gracia en el cuerpo técnico del Watford

  • La 'Premier' abre la puerta al ex cadista tras triunfar en el Barcelona

Javi Gracia sostiene la camiseta del Watford, escoltado por Íñigo Arteaga, Juan Solla, Jesús Casas y Zigor Aranalde, los integrantes de su cuerpo técnico. Javi Gracia sostiene la camiseta del Watford, escoltado por Íñigo Arteaga, Juan Solla, Jesús Casas y Zigor Aranalde, los integrantes de su cuerpo técnico.

Javi Gracia sostiene la camiseta del Watford, escoltado por Íñigo Arteaga, Juan Solla, Jesús Casas y Zigor Aranalde, los integrantes de su cuerpo técnico. / watford fc

Otro salto, otra experiencia, otra puerta buscando el éxito... Es lo que sigue haciendo Jesús Casas García, ahora en las filas del Watford Football Club, un equipo de la Premier League en el que ha recalado como segundo entrenador de Javi Gracia. Un gaditano en la cuna del fútbol que lleva por bandera sus raíces y que guarda en su retina y en su 'museo' más particular los nueve títulos conquistados en su etapa como integrante del cuerpo técnico del FC Barcelona. El sueño británico está ante este ex jugador y ex entrenador de la cantera cadista que trataba de hacer un proyecto digno, serio y fiable del fútbol base amarillo antes de recibir una propuesta imposible de rechazar.

Javi Gracia es uno de los entrenadores españoles que en la actualidad cuenta con mejor cartel, ganado a pulso en el balompié nacional y en el extranjero. El técnico que ascendió al Cádiz cuando era casi un desconocido de los banquillos, tenía claro que a su lado quería a Jesús Casas para formar un equipo de trabajo con Juan Solla, Íñigo Arteaga y Zigor Aranalde. Solla y Arteaga también estuvieron con Gracia en la etapa amarilla.

Casas espera ser el apoyo que necesita el primer entrenador al frente de los Hornets. "Javi Gracia y yo habíamos hablado anteriormente de esta posibilidad, de cara a que si salía algún proyecto quería contar conmigo. Existieron varias opciones y al final de enero salió el Watford. Ahora mismo -continúa- tratamos de adaptarnos a todo. Estar en un proyecto así junto a Javi no lo podía rechazar". Y aclara que el Cádiz sabía que esta situación se podía dar. "Cuando firmé en el Cádiz, hice ver que esto podía suceder y lo asumieron sin problemas".

Le gusta todo de la Premier League, salvo la distancia con los suyos, su familia. "Aquí el fútbol tiene un significado muy especial. Los estadios rugen más que en otros lugares y el ambiente los días de partido es excepcional". Todo eso también en un Watford que "es un club que maneja un buen presupuesto pero es muy familiar y humilde". "Nos están facilitando todo", destaca. ¿Y el idioma? "Antes de venir me estaba preparando y aquí doy clases. Poco a poco va mejor".

Su pasado más reciente, hasta el 20 de enero, fue el de coordinador de la cantera del Cádiz. "Resultó ilusionante y he podido aportar cosas; seguramente me habré equivocado en otras. Lo valoro de manera positiva y espero que se entienda que la oportunidad de salir de allí era complicada de rechazar". Precisamente Pina fue uno de sus valedores, junto a Cordero. Lamenta lo que ha sucedido con el consejero delegado. "No es agradable y espero que se solucione y no afecte al club", apunta antes de agregar como deseo que "ojalá el 30 de junio pueda estar en Cádiz celebrando algo grande".

Mucho de lo que es hoy se lo debe al FC Barcelona, a la apuesta de Luis Enrique por tenerle a su lado. "La etapa del Barça fue increíble. Aporté mi granito de arena para que el equipo consiguiera nueve títulos", añadiendo entre esos logros que "la Champions tiene una satisfacción especial y cerró de forma brillante nuestro primer año allí". "Puedo asegurar que ganar la Liga de Campeones depende mucho de la suerte en los cruces de las eliminatorias". Y ensalza lo que es el Barcelona por dentro y por fuera. "Lo que mueve ese club es tremendo; cuando sales te das cuenta. Todos los clubes grandes deben ser iguales".

Jesús Casas está feliz en su papel de segundo, "estoy cómodo, muy a gusto y me aporta mucho", si bien en el Watford también tiene peso como analista para ayudar a lograr la permanencia, que es el objetivo.

Una década y media ha transcurrido desde que colgó las botas como jugador y se hizo notar en los banquillos. Clubes y proyectos modestos siempre tratados con su sello más profesional como entrenador (Cádiz juvenil, Cádiz B, Balón, Balón juvenil, Deportes Romero, Rota...). "Miro al pasado y veo como he ido amoldando mi manera de ver el fútbol, superando etapas y aprendiendo de lo bueno y lo malo".

Para malo, la lejanía de los suyos, la gente que más quiere. Es cuando se entrecorta su voz. "La próxima campaña, si sigo aquí, quiero traer a la familia porque mi hija tendría una buena oportunidad. Esta distancia... es difícil". Silencio al otro lado del móvil cuando 'habla' su lado más débil. Así es Jesús Casas, un gaditano en la cuna del fútbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios