Que el frío y el día ni la toquen

  • La afición se vuelca con el equipo a pesar de las circunstancias difíciles, por ser viernes y la baja temperatura, que rodeaban al encuentro

  • Juan Villar, despedido con aplausos

Ni viernes ni baja temperatura. El cadismo está ahí, como siempre, para arropar y dar calor a los suyos. El ambiente y el aspecto de las gradas daban más impresión de domingo por la tarde, ya que el registro de espectadores (13.625) resultó anoche muy bueno. ¡Vaya afición! Que el frío el día ni la toquen, dijeron sin decir ayer. Ni la baja temperatura ni el hecho de ser viernes la frena.

Primer partido de 2017 en Carranza, donde ayer había ganas de fútbol por la excelente dinámica del equipo. Ganas de otro triunfo, de seguir lanzados en la zona alta... de que el año nuevo no cambiara nada. Pero el cadismo asistió a lo que no había sucedido hasta ahora, un fallo garrafal de Cifuentes. Si el frío tenía al personal parado, el 0-1 lo dejó helado. No entraba en ningún guión tal error.

Noche de bufandas para combatir la baja temperatura además de llevar los colores del equipo. Noche de nervios con el marcador en contra y un rival de empaque. Empaque también en el diseño porque la firma Spagnolo viste a los dos equipos. La afición apretó más en el segundo periodo, consciente de que el equipo necesitaba ese aliento, y supo estar a la altura cuando Paco Herrera sustituyó a Juan Villar. El ex cadista se llevó bastantes más aplausos que pitos cuando abandonó el césped, devolviendo esos aplausos dirigiéndose a cada una de las gradas.

Los espectadores se empezaron a impacientar en el tramo final porque el equipo no carburaba. Incluso se escucharon pitos por lo que sucedía, ya que nadie duda de la trayectoria y las muchísimas cosas buenas de la primera vuelta. Pero, quizás, todos pensaban lo mismo que Cervera: no ha sido el Valladolid el equipo más difícil que ha pisado esta campaña Carranza para llevarse el premio al completo.

El entrenador tuvo que ver la derrota desde un palco, en Tribuna, debido a la sanción que todavía cumple. Ayer le tocó cruz después de cuatro semanas en las que siempre salió cara. El técnico, como el cadismo, abandonó su 'banquillo forzado' con cara de pocos amigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios