CÁDIZ CF

El espejo del mejor momento del curso

  • Los amarillos se miden en las últimas nueve citas a los rivales a los que sometieron en el final de la primera vuelta

Los jugadores celebran la victoria que obtuvieron en El Molinón. Los jugadores celebran la victoria que obtuvieron en El Molinón.

Los jugadores celebran la victoria que obtuvieron en El Molinón. / LOF

El Cádiz afronta con hambre de gloria las nueve jornadas definitivas para el desenlace de la Liga. Sin la presión que sí tienen que sobrellevar otros rivales sobre los que pesa la exigencia de subir aunque con la ilusión en su punto más álgido. Todo está por decidir y todo es posible. En juego está nada menos que el ascenso a Primera División, una categoría que no saborea desde aquella meteórica estancia en la temporada 2005/06, la única en la senda recorrida desde el inicio del siglo XXI.

El cuarto peldaño de la escalera clasificatoria en el que se encuentra el Cádiz le proporciona opciones de alcanzar el éxito por la vía directa -está a sólo dos puntos de las dos plazas más perseguidas- o a través del play-off -dispone de un margen de cinco puntos sobre el séptimo-, aunque para ello está obligado a realizar un sprint pleno de energía. La competencia es máxima entre una docena de escuadras que se postula para el mismo objetivo. Sólo tres sonreirán a final de curso.

El conjunto amarillo encara el tramo más importante con ganas de repetir la excelente racha del final de la primera vuelta. Y es que fue en esos nueve capítulos justo antes de alcanzar el ecuador del campeonato cuando el Cádiz se desató y disfrutó con diferencia de su mejor momento de la temporada. Fue cuando pegó el estirón que le ha llevado al actual lugar de privilegio. Ocupaba la 16ª posición, cerca de la zona de los escalones de descenso, con un rastro de dudas que invitaba a cierta preocupación y con el inquilino del banquillo en la cuerda floja. Hasta que llegó el despertar que supuso la explosión en la Liga del conjunto entrenado por Álvaro Cervera. El Cádiz saldo con victoria ocho de esas nueve últimas jornadas con un balance de siete éxitos consecutivos, un empate y luego un triunfo más. En esa secuencia de partidos marcó 16 goles y sólo recibió dos en una dinámica difícil de igualar. La consecuencia no fue sino la inmediata elevación a las alturas para acabar la primera vuelta en el segundo puesto.

Los gaditanos arrasaron entre principios del pasado mes de diciembre y comienzos de enero. El primer golpe sobre la mesa lo dieron a domicilio contra el Almería, el rival que el próximo viernes pisa el césped del estadio Carranza. Aquel 0-2 que pocos podían presagiar -con un doblete de Salvi- mostró el camino del que el Cádiz no se desvió un milímetro. De vuelta a casa superó al Reus (1-0) antes de encender la Liga con ese 0-3 en El Molinón que situó al cuadro amarillo en el mapa de aspirantes al ascenso.

El equipo había adquirido la consistencia requerida para dar un paso al frente hasta el extremo de convertirse en invencible durante esa época. No había quien le tosiera. La resurrección cadista era una realidad confirmada con dos victorias seguidas como anfitrión, frente al Real Valladolid (1-0) y al Albacete (2-0). El conjunto de Cervera volvió a superarse a sí mismo con otro triunfo de prestigio gracias al 0-2 en La Romareda contra el Real Zaragoza en un partido más recordado por la grave lesión de José Mari que por los valiosos tres puntos. El roteño sufrió una entrada escalofriante que le dejó fuera de combate para el resto de la temporada.

Los gaditanos siguieron a los suyo y dedicaron a José Mari el 3-1 contra el filial del Barcelona para consolidarse en la sala vip a la que ya habían accedido. En Tenerife (1-1) se escapó el triunfo en los últimos minutos pero el empate no empató la imparable marcha de un equipo que no se canso de ganar.

El 1-0 al Granada el primer fin de semana de 2018 sirvió para que los amarillos llegasen a la mitad del torneo una segunda plaza que disparó las esperanzas de abrazarse al ascenso.

En esa benditas nueve jornadas sumó 25 puntos de los 27 que disputó ante los adversarios que ahora tiene por delante hasta cruzar la línea de meta. Casi no hace falta decir que si el Cádiz es capaz de repetir esa racha inmaculada y captura la misma cifra de puntos que entonces llegará a los 81 y subirá de manera directa a Primera.

Aquella dinámica parece irrepetible, pero sirve de estímulo para afrontar lo que queda, lo más difícil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios