cádiz cf

Cuando la edad no es un hándicap

  • El club amplía una temporada el contrato de Alberto Cifuentes, que está a las puertas de los 39 años

Gesto significativo de Cifuentes después de blocar el esférico en un ataque rival. Gesto significativo de Cifuentes después de blocar el esférico en un ataque rival.

Gesto significativo de Cifuentes después de blocar el esférico en un ataque rival. / rafael gonzález

Comentarios 1

Alberto Cifuentes dio ayer un paso más para retirarse como futbolista del Cádiz. El veterano portero, que en mayo cumplirá 39 años, cerró la ampliación de su contrato por una temporada más, por lo que estará en la plantilla, al menos, hasta el 30 de junio de 2019. Para entonces habrá alcanzado ya 40 primaveras.

La entidad cadista anunció ayer un acuerdo que era esperado aunque no por ello deja de sorprender. A sus 38 años, Cifuentes ha convencido a los responsables de la parcela deportiva para seguir apostando por él de manera ciega. Y es así porque Cervera lo demuestra cada jornada al otorgarle la titularidad. Actualmente es el 'Zamora' de la categoría con 15 goles encajados en 26 partidos, habiendo conseguido dejar la portería a cero en 15 de los encuentros disputados hasta el momento.

Poco a poco me he ido enamorando del club, de la afición..., de todo lo que mueve el Cádiz"

Cifuentes llegó al Cádiz en el verano de 2015, por lo que en la actualidad cumple su tercera campaña en el equipo amarillo. Recaló en Segunda B y ahora pelea por conseguir el ascenso a Primera División, categoría en la que nunca ha jugado en el fútbol español. El apretón de manos con el director deportivo, Juan Carlos Cordero, fue la imagen del día.

El protagonista de la noticia de ayer analizó su renovación en la sala de prensa de El Rosal. "El respaldo del club, de Juan Carlos (Cordero), ha sido grande. Me han transmitido confianza y qué mejor manera que con un año más. Les conozco de hace tiempo y les agradezco esta confianza que arrastro desde al año pasado y más contento no puedo estar", apuntaba el cancerbero, quien desvelaba lo fácil que fue el acuerdo. "Cuando me siento con Cordero no negocio mucho. Con mi edad tampoco puedo engañar mucho y todo ha sido muy fácil, no hay intermediarios y todo es más fácil. Llevo tiempo sin representante y como solo quiero estar aquí no lo necesito".

El albaceteño reconoció que cuando recaló en el club no esperaba las buenas sensaciones que está viviendo. "Han sobrepasado mis expectativas porque cuando vine aquí me encontré un club para ascender y con el paso de los meses parecía que se torcía. Llevo tiempo aquí y todo ha ocurrido mejor de lo que soñaba", añadiendo que "lo vivido ayuda a que te des cuenta de lo que se siente en Cádiz en la época mala de Segunda B; ahí te das cuenta de lo que la gente quiere al Cádiz". "Y a partir de ese momento te das cuenta de lo que es el club. Poco a poco te vas enamorando del Cádiz, de la afición..., de todo lo que mueve el Cádiz".

Camino de su tercera temporada, ha disfrutado de buenos momentos, aunque elige "el día del ascenso". "Está marcado en mi carrera. En las categorías que me he movido antes daba peores momentos que alegrías. Tengo muchos recuerdos de aquel día, muchas situaciones que se dieron aquel fin de semana. Entre ese y la victoria en Gijón, que fue mi partido cien, los dos van a estar entre los mejores momentos de mi etapa aquí".

Sus casi 39 años no son un problema para tener el afán de querer seguir mejorando. "El error de un portero casi siempre cuesta un gol pero en ese caso no te queda otra que seguir adelante. Tengo la edad que tengo y estoy más fresco de lo que estaba antes y eso te hace mejorar con más calidad. Entre eso, la confianza y la dinámica del equipo, todo ayuda para ser consciente de los errores y seguir mejorando". Llegado a este punto del ocaso de su carrera, aclaraba que "ahora relativizo más las cosas que antes pero también las disfruto más". "Antes las dejabas pasar y ahora piensas que hay que disfrutar el momento y que debes vivir el día a día con más fuerza y eso hace estar más fresco".

Habla del presente, de lo que está viviendo con sus compañeros en la zona alta de la tabla, si bien prefiere ir a lo más próximo sin pensar en lo que pueda suceder. "Nunca se sabe dónde puede estar la guinda, y si esa guinda viene luego con otra. Estamos disfrutando de esta etapa que es muy bonita, igual que disfrutamos la anterior. Estamos creciendo todos, independientemente de la edad porque los jugadores que seguimos de Segunda B no paramos de crecer y los que llegan también se han dado cuenta que este es un sitio para madurar y ser feliz". Y cree que para demostrarlo está "el día a día". "El equipo está más hecho y más maduro que el del año pasado cuando veníamos de Segunda B. Nos hemos asentado en la categoría y ahora manejamos los resultados negativos mejor que el año pasado. Manejamos diferentes las situaciones de los partidos". Quizás ese punto de madurez permite ver lo del choque contra el Oviedo, con remontada incluida. "No tenemos que parar de crecer y es importante no perder el estilo que nos define, pero también lo es que en partidos como el del otro día tengamos gente que maneje bien la pelota para ser capaces de crear peligro. La gente que estábamos aquí desde Segunda B hemos notado que había un lastre con ese equipo y supimos que era especial. Cuando nos metieron el 0-1 pensé 'otra vez contra el Oviedo' y al final con constancia supimos remontar, que quitó más lastre a la gente que al propio equipo".

Si piensa en el mes de junio de 2019, sabe que puede llegar el momento de colgar los guantes. "A mí me gustaría seguir jugando y por eso viene la renovación, pero de cara al futuro le confirmé que me gustaría seguir ligado aquí al club. En el momento que llegue el día que tenga que retirarme, veremos en qué puesto encajo. Ya lo veremos", concluye Cifuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios