Diez días para poner la guinda

  • El club trabaja en el fichaje de un delantero para terminar de confeccionar la plantilla y podría hacer alguna incorporación más, que conllevaría la salida de uno o dos jugadores

Álvaro Cervera, Juan Carlos Cordero y Javier Manzano, atentos a la evolución de un entrenamiento. Álvaro Cervera, Juan Carlos Cordero y Javier Manzano, atentos a la evolución de un entrenamiento.

Álvaro Cervera, Juan Carlos Cordero y Javier Manzano, atentos a la evolución de un entrenamiento. / LOURDES DE VICENTE

Quedan diez días para el cierre de mercado estival de fichajes y el Cádiz se mantiene activo pata terminar de confeccionar la plantilla al menos hasta el próximo periodo de altas y bajas, que se será en enero. Quique Pina y Juan Carlos Cordero están pendientes de la situación de jugadores que están libres o pueden cambiar de equipo hasta el próximo 1 de septiembre.

El plantel cadista ha experimentado once variaciones este verano pero todavía pueden llegar dos futbolistas más. La prioridad es la contratación de un delantero. El propio entrenador, Álvaro Cervera, contó el pasado viernes que iba a llegar un ariete -sin dar su nombre- que al final no puede venir. Los responsables de la parcela deportiva del club manejan varias posibilidades para esa posición y disponen varios días de margen. No hay urgencia después de los dos goles que el conjunto amarillo marcó en Córdoba, pero sí la conveniencia de apuntalar el ataque con un jugador más siempre que se ajuste al perfil de lo que busca el club: con olfato de gol y dispuesto a darlo todo por el escudo. Si al final llega un delantero, podría recalar uno que no vaya a tener minutos en Primera, de la categoría de plata o incluso de alguna Liga extranjera. Alfredo Ortuño, autor de 16 tantos con el Cádiz la pasada campaña, continúa libre aunque es una opción muy complicada que vuelva a vestirse de amarillo y azul. El murciano apura para intentar jugar en Primera y si no lo consigue el Real Valladolid suena con fuerza como su posible destino. De Tomás también está sin equipo y media Segunda suspira por contar con él. Pero hay muchas más opciones.

Además de un ariete, podría aterrizar un jugador más en otra posición para reforzar la plantilla de cara a una exigente temporada en una división que se caracteriza por la igualdad. Todo es posible con el objetivo de que el entrenador cuente con una plantilla fuerte.

La llegada de uno o dos jugadores más conllevaría la salida de la plantilla del mismo número de efectivos. Tan abierta está la puerta de entrada como la de salida. A día de hoy hay 27 jugadores en el Cádiz, aunque dos ya saben que deben cambiar de aires: Eddy Silvestre y Tomás. El centrocampista no tiene sitio después del fichaje de Álex Fernández. En el caso del lateral izquierdo, su futuro inmediato está condicionado al del Brian. Si el catalán se queda, el algecireño sería cedido a un conjunto de Segunda B.

Los demás descartes estarían supeditados a la llegada de otros jugadores. El Cádiz viajó a Córdoba el pasado fin de semana con las bajas de Alberto Perea y Rubén Cruz en la mediapunta pero Álvaro Cervera no convocó a Jesús Imaz, futbolista que se desenvuelve en la zona de tres cuartos. El ex del UCAM Murcia tendría papeletas para salir si el club concreta el fichaje de un atacante en próximas fechas.

Los 25 integrantes de la plantilla a día de hoy son 14 que permanecen de la campaña anterior y 11 caras nuevas. Los que siguen, a falta de posibles novedades, son Alberto Cifuentes, Javier Carpio, Servando, Sankaré, Brian Oliván, Jon Ander Garrido, José Mari, Rafidine Abdullah, Salvi, Nico Hidalgo, Álvaro García, Aitor, Imaz y Rubén Cruz. Los nuevos son Rubén Yáñez, Rober Correa, Kecojevic, Mikel Villanueva, Marcos Mauro, Lucas Bijker, Álex Fernández, Alberto Perea, Moha Traoré, Dani Romera y David Barral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios