La cuesta de enero es dura

  • El equipo amarillo sufre físicamente en la primera jornada de trabajo del año 2012, celebrada en las instalaciones de El Rosal · Murillo y Akinsola, únicas ausencias en la doble sesión de entrenamiento

La cuesta de enero también se hace dura para los equipos de fútbol. Y para el Cádiz, que busca en este nuevo año 2012 sacar sus dos pies del pozo de la Segunda División B, subir será una exigencia continua hasta el próximo mes de mayo.

El equipo amarillo regresó ayer a los entrenamientos tras el parón navideño y lo hizo con una doble sesión de trabajo que hizo sudar de lo lindo a los pupilos de Jose González de la mano de Pepe Losada. Ikechi Anya no se presentó a la cita por la mañana y se incorporó al grupo por la tarde. Mientras que Jeison Murillo y Kabiru Akinsola, aún de regreso de sus respectivos países, fueron las dos únicos futbolistas que se ausentaron durante todo el día en El Rosal.

Si el colombiano y el nigeriano fueron las ausencias en las instalaciones puertorrealeñas, el portero Stole Dimitrievski fue la principal novedad. El macedonio, nacido en la ciudad de Kumanovo hace 18 años, llega a la entidad amarilla cedido por el Udinese y para reforzar la portería del filial de Juanma Carrillo, que vio como Juanfer hacía las maletas con la temporada empezada para dedicarse de lleno a los estudios y dejaba un hueco importante entre los palos.

Dimitrievski, que jugará en el Cádiz B y se entrenará con el primer equipo, pasará el reconocimiento médico mañana miércoles.

Otro jugador que tiene ficha con el filial y se ejercita bajo las órdenes de Jose González es Wilson Cuero, que ayer no faltó a la cita y ya empieza a ser una cara conocida en el día a día del conjunto amarillo.

Por la mañana, la plantilla realizó un duro trabajo físico repartido entre el césped, el pinar y el gimnasio. Y por la tarde ya entró en contacto con el balón, culminando la jornada con una serie de partidillos en campo reducido.

El resultado fue acabar antes de lo previsto debido a los numeros calambres en los gemelos que fueron sintiendo los jugadores.

En cuanto a los inquilinos de la enfermería, Pedro Baquero trabajó al margen del grupo debido al edema que padece por la distensión muscular que sufrió en Mestalla y Camille ya está recuperado del todo y tan sólo tiene que coger la forma física adecuada tras estar tanto tiempo parado. Otra buena noticia fue ver a Jose Serrano al cien por cien y con unas ganas tremendas de jugar. La buena línea del sevillano y el hecho de que se espera a Murillo en buenas condiciones hacen que Baquero esté prácticamente descartado para el domingo.

Por otra parte, Jurado y Lolo Armario, descartados para todo el curso, siguen con el grupo a la espera de buscarse una salida digna. Y quien ya ha hecho las maletas tras no pasar con éxito su periodo de prueba ha sido el centrocampista camerunés Albert Baning.

El Cádiz regresará hoy a El Rosal a partir de las diez y media de la mañana para seguir preparando el primer partido del año y el último de la primera vuelta de competición que le debe medir este domingo al Poli Ejido, colista del grupo IV.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios