Tenerife-Cádiz

Adiós con la cabeza alta (1-0)

  • El Cádiz, peleado con el gol, termina la eliminatoria igualado con el Tenerife pero se despide del 'play-off' tras la prórroga al haber quedado por debajo de su oponente en la Liga

Comentarios 6

La clasificación en la Liga tuvo un peso decisivo en la resolución del cruce. El cuarto se beneficiaba en caso de igualada y el quinto, el Cádiz, se marcha a casa sin haber perdido la eliminatoria. El Cádiz murió con las botas puestas. Plantó cara al Tenerife pero el 1-0 cosechado en el encuentro de ida resultó insuficiente para mantener viva una llama que se apaga después de una excelente temporada. Vendió cara su derrota, llevó la eliminatoria hasta la prórroga y ahí se acabó una historia que fue bonita mientras duró. La falta de acierto en la definición condenó a un Cádiz que, sin llegar a brillar, generó ocasiones que no aprovechó. Luchó hasta el último aliento pero no encontró la llave de la portería. Mereció más pero no obtuvo el premio a su buen hacer.

Álvaro Cervera desplegó el mismo once que en la ida. La apuesta le había salido ganadora y no vio motivos para aplicar variaciones. José Luis Martí, técnico local, diseño una apuesta netamente ofensiva con Amath y Lozano en punta.

Los anfitriones empezaron con brío pero fueron los visitantes los que tuvieron el gol muy cerca en el minuto 4 a la salida de un córner. Lanzó Aketxe, prolongó Aridane y tras un rebote el remate a bocajarro de Rubén Cruz lo repelió Dani Hernández.

El guión se cumplió a rajatabla y no tardó mucho tiempo en guarecerse el Cádiz en su parcela frente a un rival hipermotivado delante de una afición pasional. Los amarillos, ayer de verde -al igual que en su comparecencia liguera-, jugaron al acordeón, replegados sin balón y con impulsos a la contra en cuanto se hacían con el cuero. En el 15', Salvi lo intentó sin éxito desde la frontal del área y casi sin respiro un misil de Aketxe se escapó no demasiado lejos del larguero. El sanluqueño protagonizó las galopadas más profundas aunque con escasa compañía, ubicado en tres cuartos para tratar de sorprender por el centro con su velocidad.

Los chicharreros apenas llegaban al área hasta que una cantada de Sankaré en el 20' facilitó un libre directo que Shibasaki lanzó alto. El senegalés cedió mal al portero de cabeza e hizo falta a Lozano para evitar que alcanzara el esférico solo ante Cifuentes. El colegiado sacó cartulina amarilla al defensa y siempre quedará la duda de si pudo ser roja, como después una dura entrada de Raúl Cámara sobre Garrido catigada con la sanción más leve.

Las imágenes del Tenerife-Cádiz Las imágenes del Tenerife-Cádiz

Las imágenes del Tenerife-Cádiz / LOF

La mejor noticia para los gaditanos en el ecuador del primer acto era que mantenían a raya a los isleños. La peor, que el control de los de Martí era cada vez mayor apoyados en una presión arriba que provocó numerosas pérdidas de balón de los verderones. Las acciones de estrategia se sucedieron sobre los dominios de Cifuentes aunque los disparos brillaban por su ausencia.

El duelo se desarrollaba al filo de la navaja y en el 34' cambió el rumbo de la eliminatoria. Suso Santana se coló hasta la línea de fondo, dio el pase de la muerte, rechazó Cifuentes y Shibasaki, solo en el segundo palo, tuvo tiempo de sobra para controlar la pelota y colocarla en el fondo de la portería. El Tenerife cobraba ventaja en el marcador en su primer tiro entre los palos. Ese 1-0 dejaba fuera de la pelea del ascenso a los de Cervera, que sufrían minutos de desconcierto, en especial una zaga insegura.

Las imágenes del Tenerife-Cádiz Las imágenes del Tenerife-Cádiz

Las imágenes del Tenerife-Cádiz / LOF

El Cádiz trató de responder pero con timidez, como el flojo disparo de Aketxe a las manos del portero en el 38'. Clarísima fue la ocasión que tuvo Salvi poco antes del descanso con una internada en el área que finalizó con un remate casi sin ángulo repelido por el arquero.

El Cádiz pagó caro su nerviosismo y se fue al descanso con una derrota por la mínima. Disponía de 75 minutos para marcar un tanto en una carrera contrarreloj que favorecía a los insulares.

El Cádiz quiso llevar la iniciativa en la reanudación necesitado de un tanto. Inclinó hacia la izquierda el peso del juego y desde allí nació una ocasión con un centro de Brian que Salvi remató a las manos de Dani Hernández. El cuero no tenía un dueño claro. Iba de un lado a otro aunque los locales daban mayor sensación de peligro empujados por la verticalidad de Amath y Lozano, que hallaron espacios a la contra y volvieron loca a la defensa.

Volvió a la carga el Cádiz por la izquierda pero sin acierto en los centros. Cualquier intento de gol era abortado por el guardameta, como el de Garrido desde fuera del área en el 61'. Aketxe tuvo su oportunidad con una falta lejana lanzada con fuerza ajustada a un palo aunque desviada por el cancerbero.

Las tornas habían cambiado. Los dos equipos se habían intercambiado los papeles. Defendían atrás los locales y apretaban los visitantes pero sin llegar a dar con la tecla. Cervera tiró de Abdullah, sustituto de Garrido, mediada la segunda parte en la primera medida de corte atacante en busca del ansiado tanto. Lo tuvo clarísimo Rubén Cruz en el 71' tras una gran acción de Aketxe, pero el sevillano demostró una vez más su enemistad con un latigazo alto en una posición inmejorable dentro del área.

No paró de intentarlo el cuadro verderón pero sin puntería las posibilidades de éxito se reducen a cero. Cervera se jugó la segunda carta desde el banquillo con la entrada de Ortuño, relevo de Salvi siete minutos antes de los 90.

El Cádiz perdió fuelle y el Tenerife vio cerca el gol de la sentencia, que no llegó y el partido se fue a la prórroga. Los gaditanos estaban obligados a marcar para pasar de ronda. El reloj corría en una cuenta atrás dramática. Aparecieron las prisas y desaparecieron las llegadas. El que irrumpió fue Lozano con un derechazo lejano que blocó Cifuentes. La última carta de Cervera fue la de Aitor por Brian en busca de un misil del onubense.

Afrontó el resto del partido con tres defensas. Poco hicieron los gaditanos en el primer acto de la prolongación pero aun así tuvieron el empate en su mano con un cabezazo de Ortuño que se escapó alto por poco.

Le quedaba sólo 15 minutos al Cádiz. Con un gol estaba dentro aunque recibiera otro más. Casi empató Aketxe de libre directo en el 113'. Cualquiera de los dos equipos podía clasificarse y la balanza se inclinó hacia el Tenerife. La tuvo muy clara Ortuño en el 118 pero se topó con Dani Hernández. Más clara fue de Álvaro García al borde del final, pero tiró fuera con todo a su favor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios