Los amarillos son líderes en solitario

  • La jornada acaba con el equipo en la cima

El entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera. El entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera.

El entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera. / joaquín hernández kiki

El Cádiz se instaló en el primer puesto de manera provisional el pasado viernes cuando derrotó (2-0) en casa al Nástic de Tarragona pero debía esperar al desarrollo completo de la cuarta jornada de Liga para saber con exactitud qué plaza ocupaba antes de afrontar el quinto partido. Sporting de Gijón y Numancia y Cádiz estaban empatados a 7 puntos pero los amarillos habían alcanzado los 10 con un partido más que los que son sus dos rivales directos a día de hoy.

El conjunto rojiblanco, que estaba sentado en el trono de la clasificación, perdió la corona al empatar (1-1) en El Molinón ante el Real Oviedo en el apasionante derbi asturiano. El equipo entrenado por Álvaro Cervera superaba en la tabla al Sporting y sólo le quedaba esperar el resultado que cosechara el Numancia en su visita al campo del Reus, el choque que anoche cerró una jornada que se prolongó durante cuatro días, desde el pasado viernes hasta el lunes. Mandan La Liga y las televisiones en cuestión de fechas y horarios, que para eso riegan de millones de euros a los clubes.

El Numancia debía ganar por más de un gol de diferencia para auparse al liderato y dejar al Cádiz como segundo, pero perdió (1-0) en Reus y por tanto es la escuadra amarilla la que se agarra a la cima en solitario con esos 10 puntos que son un tesoro. Dispone de una renta de dos sobre el Sporting y el Alcorcón, el dúo perseguidor con 8. Después hay hasta seis equipos con 7.

La clasificación a estas alturas de la temporada, en pleno mes de septiembre, no deja de ser una anécdota porque restan nada menos que 38 jornadas por disputar, es decir, 114 puntos que todavía no tienen dueño. Pero a nadie le amarga un dulce y ese primer puesto refleja con fidelidad el excelente arranque temporada del equipo amarillo, líder de la categoría de plata por primera vez desde que logró el último ascenso.

El Cádiz se convierte ahora en el rival a batir. El conjunto gaditano alimenta su autoestima con ese liderato con el que pocos contaban antes del inicio de curso aunque queda un largo camino por recorrer. Las diferencias después de sólo cuatro jornadas son muy cortas. Todo está por hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios