cádiz cf

Un alivio y una preocupación

  • Descartada una lesión de gravedad en la rodilla de José Mari, que presenta un esguince grado 1, mientras Abdullah sigue sin entrenar y tiene difícil jugar mañana

José Mari se eleva sobre una plataforma durante un ejercicio. José Mari se eleva sobre una plataforma durante un ejercicio.

José Mari se eleva sobre una plataforma durante un ejercicio. / fito carreto

El Cádiz tendrá que prescindir de José Mari durante las próximas semanas, aunque el futbolista del Cádiz no sufre una dolencia de gravedad, que era lo que más preocupaba desde el pasado sábado. La resonancia magnética a la que se sometió en la mañana del martes desveló ayer que tiene un esguince en la rodilla derecha y que no volverá a jugar en los dos partidos que faltan antes de que se acabe el año.

El informe médico emitido ayer por la entidad cadista indicaba lo siguiente: "José Mari presenta un esguince grado 1 del LCA y un esguince/distensión de la cápsula posterior y de sus tendones". Por lo tanto el ligamento cruzado anterior está afectado aunque no en la dimensión que se podía temer. A pesar de que no es una dolencia de las denominadas graves, el centrocampista queda pendiente de evolución, que será clave para establecer en las primeras semanas del año entrante el momento de su vuelta a los terrenos de juego.

Cabe recordar que la lesión de José Mari tuvo su origen en el encuentro frente al Zaragoza, cuando recibió una dura entrada de Papu que provocó que antes del descanso tuviera que solicitar el cambio.

Era un secreto a voces que el roteño no estaría mañana ante el Barcelona B, aunque tampoco lo hará en el choque del Heliodoro Rodríguez López ni ante el Granada, el 6 de enero, en el primer encuentro de 2018. La cita de Copa con el Sevilla también pasará de largo por delante del jugador. A medida que avance el mes de enero se verá realmente si se puede establecer una fecha aproximada para su reaparición.

Lo peor del asunto es que Abdullah continúa sin entrenar y ayer, por segundo día consecutivo, estuvo al margen del grupo. El comorense se queja de un gemelo que tiene muy cargado y sobre el que se ha sometido a una ecografía. A priori tiene pocas opciones de llegar al duelo de mañana salvo que entrenara hoy con normalidad y quisiera forzar para jugar.

Este escenario deja claro que Álex Fernández debe retroceder su posición para formar dupla con Garrido, y a partir de aquí peligra el trivote porque no hay otro futbolista en la plantilla con condiciones de mediocentro. Llegados a este punto hay varias alternativas como situar a un mediapunta por detrás del nueve, jugar con un 4-4-2 que no termina de convencer a Álvaro Cervera, o meter a Álvaro García por el centro y situar en la banda izquierda a Aitor García.

A la espera del entrenamiento que todavía falta, lo que parece claro es que Jordi Tur tiene muchas opciones de estar en la convocatoria si Abdullah no se recupera. El jugador catalán del Cádiz B sigue entrenando con el primer equipo, por lo que no pierde la esperanza de estar entre los elegidos para enfrentarse al filial del club que abandonó el pasado verano para recalar en el segundo conjunto cadista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios