Cádiz CF

A toda pastilla

  • Álvaro García recupera la chispa y alcanza la decena de goles para pulverizar su mejor cifra anotadora en una temporada

A TODA PASTILLA A TODA PASTILLA

A TODA PASTILLA / fito carreto

No andaba del todo fino en los últimos tiempos hasta que el pasado lunes, en un partido trascendental, Álvaro García recuperó su mejor versión y su contribución fue decisiva en la victoria del Cádiz contra el Real Zaragoza. Dio la asistencia para que David Barral pusiese el 1-0 con un excelente disparo y marcó el segundo, el de la tranquilidad, tras escaparse por velocidad y plantarse solo delante del portero. Con ese gol, el décimo de la temporada -nueve en la Liga y uno en la Copa del Rey- superó su mejor cuenta anotadora en una campaña, que se remontaba a la 2015/16, cuando hizo nueve tantos en Segunda División B el año del ascenso -siete en el torneo liguero y dos en las exitosas eliminatorias del play-off-.

El utrerano no sólo aguantó los 90 minutos -había trabajado a menor ritmo en algunas sesiones la semana previa tras la sobrecarga muscular que le obligó a retirarse antes de tiempo del choque contra el Albacete- sino que volvió a ser el futbolista que le ha llevado a ser uno de los más cotizados de la categoría de plata. Rápido, con chispa, trabajador en labores defensivas, desequilibrante y además con puntería. Convertido en el jugador más peligroso de los amarillos, el duro marcaje que sufrió derivó en la expulsión del zaragocista Delmás, y con un menos el rival y la clara ventaja en el marcador la recta final del encuentro se convirtió en un trámite.

El partidazo de Álvaro García no pasó inadvertido. La Tribuna del Carranza estuvo poblada de técnicos y ojeadores que no pararon de tomar nota sobre las prestaciones del extremo, que cuajó una de sus mejores actuaciones de la temporada que le ha llevado a ser elegido por LaLiga como uno de los cinco candidatos a mejor jugador de la 39ª jornada. El 11 del conjunto amarillo apunta a ser una de las joyas del mercado veraniego de fichajes. Clubes de Primera División de España y otros países no le quitan el ojo de encima y quizás los pocos partidos que restan para el final de curso -tres de Liga y como máximo cuatro más de la fase de ascenso- sean los últimos de Álvaro con el escudo del Cádiz en su pecho-. Mientras vista de amarillo y azul, la afición tiene la oportunidad de disfrutar de las galopadas de un futbolista que ha crecido como jugador durante su estancia en el club -cumple su tercera temporada- y que ahora, en el futuro cercano, volará más alto. La única opción de que se quede es que el equipo suba a Primera-. La otra es que no haya ofertas suculentas por él. Tiene contrato hasta 2022 y una cláusula de rescisión de contrato en torno a los ocho millones de euros. Es difícil que haya algún club que llegue a esa cantidad, pero no sería descartable que el Cádiz diese el visto bueno a un traspaso por una cifra algo más baja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios