cultural leonesa - cádiz

Rugido amarillo en León (0-1)

  • Los gaditanos logran una justa victoria con la que meten presión a los dos primeros

Comentarios 1

El Cádiz demostró que está dispuesto a presentar batalla por el ascenso con una merecida victoria en el campo de la Cultural Leonesa gracias al solitario gol de Álvaro García mediada la segunda parte al aprovechar un grave error de la defensa. El equipo amarillo buscó el triunfo, rompió la sequía anotadora fuera de casa y se hizo con tres puntos de oro con los que, además de asegurar una semana más su estancia en la tercera posición, mete presión a los dos primeros clasificados, con los que se enfrentará en las próximas dos jornadas.

La novedad fue que no hubo novedad en la alineación. Álvaro Cervera repitió el once de la semana pasada en una poco habitual apuesta por la continuidad, de nuevo con doble pivote y con Alberto Perea como titular.

Los amarillos arrancaron con una presión valiente, como un ambicioso anuncio de que iban a por todas, en busca de tres puntos más en la batalla por el ascenso. Un robo de balón a los dos minutos propició el primer disparo a puerta, protagonizado por Alberto Perea con un lanzamiento de libre directo desde un costado del área repelido por Palatsi. Los locales respondieron de inmediato con un zurdazo raso de Ibán Salvador desde la frontal atrapado por Alberto Cifuentes.

Los dos equipos imprimieron un ritmo de vértigo en una larga carrera de resistencia y agrupados en pocos metros en el centro del campo para tratar de anularse. No era fácil traspasar la telaraña aunque Álvaro García la rompió en el 16 para irrumpir por la izquierda con un centro que no llegó a Salvi, en boca de gol, ante la rápida anticipación del portero.

El Cádiz tenía controlado el choque ante un rival de clara vocación ofensiva y además daba sensación de peligro en ataque, como la internada de Rober Correa -en el 24- hasta línea de fondo que culminó con un servicio de nuevo a las manos del cancerbero.

Los gaditanos no sacaron renta a sus numerosos acercamientos. Para no perder costumbre, salieron a relucir las carencias a la hora de terminar las jugadas. Y no fue por falta de llegadas, en especial por un carril izquierdo convertido en un pasillo por el que se colaron una y otra vez Lucas Bijker, Álvaro García y Perea. El problema fue que los centros nunca hallaron el destino adecuado frente a una defensa poblada. Faltó remate. En el 32 Álvaro García conectó un zapatazo desde el balcón del área que se escapó lejos del objetivo.

A falta de claridad arriba, al menos quedó el consuelo de que los visitantes se emplearon con orden atrás, por momentos con una línea de cuatro adelantada que estrechó el margen de los leoneses. Apenas sufrieron en defensa en la primera parte salvo chispazos aislados de sus oponentes, como un inocente cabezazo de Rodri a la media hora y sobre todo un balón suelto dentro del área al filo del descanso que abortó la zaga cadista.

El cerocerismo se impuso en el ecuador de un partido que quedaba pendiente de resolución en la segunda mitad. El Cádiz mandó sobre el césped en los 45 minutos iniciales pero no fue capaz de traducir su dominio en gol. Tenía todo el segundo acto por delante para inclinar la balanza a su favor.

Los locales avisaron en la reanudación con una falta lanzada por Iza Carcelén que obligó a Cifuentes a estirarse para evitar el gol. Pero el Cádiz siguió a lo suyo, con un constante martilleo por las bandas y la continua aparición de Perea, en ocasiones demasiado individualista. En el 56 llegó hasta la cocina y después de dos regates su centró se estrelló contra la defensa.

Las imágenes del Cultural Leonesa-Cádiz Las imágenes del Cultural Leonesa-Cádiz

Las imágenes del Cultural Leonesa-Cádiz / D.C.

La pelota se tiñó de amarillo y azul. Los de Cervera se hicieron dueños absolutos, atacaron una y otra vez. En el 59, un remate a bocajarro de Jona se topó con el pecho de Palatsi en la oportunidad más clara tras un servicio de Álvaro García, permanente pesadilla para los anfitriones. La jugada se repitió poco después sin consecuencias en una demostración del peligro de los gaditanos, todo ambición en la insistente búsqueda del gol, que por fin llegó en el minuto 65 para hacer justicia.

Cifuentes sacó de puerta en largo, Zuiverloon tenía el esférico sin dificultades pero su fallida cesión a su portero, que se quedó corta, la aprovechó a la perfección Álvaro García. El utrerano se hizo con la pelota dentro del área, regateó a Palatsi y marcó a puerta vacía. 0-1 más que merecido con 25 minutos por delante en un nuevo partido.

Los locales se fueron arriba a la desesperada y fue entonces cuando los amarillos empezaron a pasarlo mal. No hay victoria sin sufrimiento. La Cultural afrontó la recta final con tres delanteros y arrinconó a un Cádiz que dio un paso atrás, ya con Moha Traoré sobre el tapete en lugar de Salvi.

Los visitantes se olvidaron del cuero, dudaron atrás en el momento decisivo y emergió la figura de Cifuentes, artífice para mantener la ventaja. El portero se vistió de héroe para evitar el empate al salir vencedor de dos mano a mano. El primero, en el minuto 73 con un paradón tras un misil cercano de Yeray. En el 79, con una eficiente respuesta tras un derechazo de Buendía al lado de la portería.

El Cádiz no sentenció a la contra y se obligó a defender el gol hasta el pitido final para capturar tres puntos de enorme valor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios