cádiz cf

Regreso a Asturias

  • Barral se reencontrará con el equipo en el que más tiempo ha jugado si viaja al Principado, donde hace dos meses protagonizó un acto de indisciplina

REGRESO A ASTURIAS REGRESO A ASTURIAS

REGRESO A ASTURIAS / Barral hace ejercicios físicos durante una sesión de trabajo del Cádiz

La visita del Cádiz a un estadio histórico como El Molinón -domingo a partir de las ocho y media de la noche- se aproxima con una incógnita que quedará despejada mañana cuando el entrenador, Álvaro Cervera, elabore la convocatoria una vez finalizada la última sesión de la semana. La cuestión es si formará parte de la expedición cadista David Barral. El delantero sí figuró entre los 18 elegidos por el míster para el anterior desplazamiento a Asturias, el pasado mes de septiembre, cuando el equipo amarillo compareció en el Carlos Tartiere para medirse al Real Oviedo, ante el que sufrió la primera derrota (1-0) de la temporada en el que fue el comienzo de la mala racha de ocho partidos sin ganar que ya duerme en el pasado.

El isleño, autor de tres goles en un arranque frenético -frente al Córdoba, el Lugo y el Nástic de Tarragona-, no había tardado en convertirse en la referencia ofensiva del Cádiz pero en aquella cita correspondiente a la quinta jornada Cervera lo dejó en el banquillo y ni siquiera le dio entrada durante la segunda mitad cuando el resultado era desfavorable.

¿Que había sucedido? Después llegaron las explicaciones. La versión oficial del club fue que el futbolista no jugó tras haber cometido un acto de indisciplina, consistente en llegar tarde al paseo matutino por los alrededores del hotel en el que estaba hospedado el equipo. La sensación fue que sucedió algo más pero nada más trascendió y ahora, dos meses después, el conjunto gaditano regresa al Principado, un hermoso lugar que David Barral conoce de sobra después de las seis campañas que pasó como integrante de la plantilla del Sporting de Gijón.

Si el ariete entra en lista se reencontraría con el equipo en el que tuvo más recorrido a lo largo de su dilatada trayectoria como futbolista. Procedente del Real Madrid Castilla, firmó en el curso 2006/07 por la escuadra rojiblanca, con la que una temporada después ascendió a Primera División y con la que cumplió el sueño de todo futbolista de debutar en la máxima categoría del balompié español.

Tras cuatro años seguidos en la élite, el descenso del Sporting a Segunda A en la andadura 2011/12 supuso el final de su etapa en El Molinón antes de recalar en el Levante, también en Primera.

Con el cuadro asturiano jugó y marcó más que en ningún otro equipo. Acumuló 213 encuentros y perforó la portería contraria hasta en 55 ocasiones, casi la mitad de los 116 tanto que lleva a lo largo de su carrera.

En la temporada 2008/09, en Primera División, protagonizó su mejor tarjeta anotadora con las 14 dianas que hizo en su tercer curso como delantero del equipo gijonés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios