cádiz cf

Pina, cifras y empresas

  • Realizó operaciones en representación de otras sociedades y llegó a ser deudor, acreedor y pignorante a la vez

  • Obtuvo un crédito de 1,2 millones con los derechos del Granada como aval

El murciano Quique Pina presidió la junta general de accionistas del Granada CF durante más de un lustro. El murciano Quique Pina presidió la junta general de accionistas del Granada CF durante más de un lustro.

El murciano Quique Pina presidió la junta general de accionistas del Granada CF durante más de un lustro.

Mientras Quique Pina fue presidente del Granada CF se había declarado insolvente y no constaban patrimonio ni empresas a su nombre. La Policía investigó esta extrañeza en 2013, denunciado por un acreedor, y encontró media docena de sociedades que estarían bajo su control, según los indicios hallados. El principal de ellos fue la aparición del nombre de Enrique Pina Campuzano en decenas de actos jurídicos (firmados ante notario) como representante en muchos casos de esas sociedades.

En el primer informe que el Grupo de Delincuencia Económica de la Policía hizo sobre el patrimonio y las actividades del dirigente deportivo destaca un acto notarial en el que Pina y "otros participantes" fueron avalados para obtener de la Caja General de Ahorros de Granada 1,2 millones de euros. La garantía que pusieron al frente fue la cesión de derechos del Granada. Esto ocurrió en enero de 2011, en pleno proceso para la constitución de la sociedad anónima deportiva del club granadino.

Calambur y Quique Sport, las empresas que más se repiten en sus negocios y operaciones

De entre todas las operaciones de las que los investigadores tenían constancia en ese momento, destacan media docena de "actos relevantes" en los que Pina o cualquier de sus mercantiles (las que la Policía le atribuía) aparecían como comprador, acreedor o similar.

Además de ese acto mencionado, en el que Pina puso los derechos del club al frente de la operación millonaria con la entidad de ahorro granadina, figuran otras como compras de inmuebles por valores de 630.000 euros y 144.100 euros o contratos en los que el propio dirigente del Granada era el "fiador" de terceras personas.

Algo especialmente llamativo para los agentes que hicieron aquel primer informe de investigación sobre el empresario murciano es que éste, como representante de diferentes empresas y del propio club deportivo granadino, llegó a firmar operaciones en las que actuaba "a la vez como pignorante no deudor (que entrega algo en prenda), acreedor y deudor".

En concreto, el informe menciona como ejemplo un acto de pignoración en garantía de préstamos, créditos o reconocimientos de deuda en el que Pina representaba al Granada. Es ahí donde llegó a aparecer en la operación como el que presta el dinero, el que lo recibe y el que pone la garantía.

La suscripción de importantes préstamos también es un hecho que llama mucho la atención de los investigadores, dado que se trata de una persona que estaba siendo investigada por su supuesta situación de insolvencia.

Según consta en el informe que la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía elaboró para el Juzgado de Instrucción 3 de Granada entre 2013 y 2014, sólo entre los años 2007 y 2009 Enrique Pina habría suscrito 8,5 millones de euros en préstamos con dos entidades bancarias que luego tuvieron que ser intervenidas por el Gobierno. Con Banco de Valencia firmó varias operaciones que llegan a sumar 7,9 millones de euros, y con la antigua Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante, Bancaja, sumó 620.000 euros más.

En la lista de operaciones destacadas en las que figura Pina como acreedor o deudor de grandes cantidades de dinero también está la "compraventa de valores" por la que el Club de Fútbol Ciudad de Murcia era transferido a la sociedad Ciudad Deportiva Granada 92 SA, que era propiedad del empresario Carlos Marsá. Consta que la parte vendedora estaba compuesta por la mercantil Quique Sport SL y otras tres personas, entre las que están el que luego sería consejero del Granada, Juan Bautista Dolera. El precio de la transacción que consta en la documentación notarial recabada por la Policía fue de 13,2 millones de euros.

En el mismo informe que llegó al Juzgado y a la Fiscalía, la Policía hace un estudio inicial de todas las mercantiles con las que Pina habría tenido una relación directa y que están dedicadas a dos ramas fundamentales: por un lado, "la intermediación en la contratación de jugadores y técnicos del deporte, asesoramiento a clubes deportivos en materia de gestión de los mismos" y, de otra parte, las empresas "dedicadas a la promoción y construcción de toda clase de edificaciones".

Una de las más importantes que quedaban reseñadas en el informe policial es Quique Sport SL.Es quizás la empresa que más se repite en buena parte de los negocios y operaciones de Pina que la Policía destaca en su investigación de 2014. Comenzó sus operaciones en 1996 en Murcia, dedicada a la promoción y construcción. En esta sociedad aparecen la hermana y la madre del dirigente deportivo como administradora y apoderada respectivamente. Desde ese mismo año ya consta una deuda con la Agencia Regional de Recaudación de 1,4 millones de euros.

Respecto a esta empresa también destaca la Policía que Quique Pina actúa en 2011 como apoderado de la sociedad en una "operación de crédito pignorado o reconocimiento de deuda, en la que una mercantil con sede en Emiratos Árabes Unidos, Tri-Hub Internacional, representada por Jorge Trilles Pardo, aporta como acreedora 2,5 millones de euros de origen opaco". Y agrega el informe que "al parecer esa cantidad podría haberse empleado en la posterior comprar del Granada.

Calambur. Esta sociedad nace en 2009 y su objeto social es la "intermediación en la contratación de jugadores y técnicos del deporte y asesoramiento a clubes deportivos en materia de gestión de los mismos". El administrador único es Elena Pina. La Policía indica que esta relación y otros indicios "evidencian no sólo la participación de hecho del investigado en Calambur, si no que todo apunta a que la adquiere previamente para interponer a su hermana, para que posteriormente concurra a la ampliación de capital de Quique Sport, desplazando el patrimonio" de una sociedad a otra, "posiblemente para eludir o minorar sus responsabilidades con Hacienda".

Daxian 2009. Las conclusiones más demoledoras del informe se refieren a esta sociedad, que habría sido una "empresa pantalla para la compra y conversión en sociedad anónima del Granada". A través de esta firma se habrían hecho "aportaciones superiores a los 7 millones de euros con fondos con origen en paraísos fiscales y procedencia opaca".

Y Quimarmi Sport. La Policía destaca el hecho de que el nombre se corresponda con las iniciales de los nombres de los hijos de Pina y analiza que sea la madre de Pina la que figure como administradora. La elevada edad de esta persona hace sospechar a la Policía que se deba a "un intento de interponer a esta (su madre) frente a la figura de su administrador de hecho", que sería Pina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios