cádiz cf

Máxima rentabilidad

  • El conjunto de Álvaro Cervera, que lleva sólo dos goles desde fuera del área, es el equipo que menos marca desde lejos y el segundo con el número de disparos más bajo

Álex Fernández celebra el gol que marcó contra el Valladolid, uno de los dos que ha conseguido el Cádiz desde fuera del área. Álex Fernández celebra el gol que marcó contra el Valladolid, uno de los dos que ha conseguido el Cádiz desde fuera del área.

Álex Fernández celebra el gol que marcó contra el Valladolid, uno de los dos que ha conseguido el Cádiz desde fuera del área. / fito carreto

Los dos goles que Álvaro García marcó el pasado domingo en el encuentro contra el Córdoba dibujaron el ejemplo más palpable de la fórmula constante que emplea el Cádiz para perforar la portería contraria. El utrerano se internó las dos veces en el interior del área, regateó al portero con una mezcla de habilidad y velocidad y empujó el esférico a placer al destino indicado. Sí, dentro del área, el lugar donde el conjunto amarillo se siente más cómodo para finalizar las jugadas, donde sale a relucir el instinto anotador.

El equipo entrenado por Álvaro Cervera comenzó la segunda vuelta inmersa en la misma tónica que la anterior en la faceta atacante, con acierto goleador desde el rectángulo que rodea la portería. Y es que por su forma de jugar, el Cádiz está llamado a marcar con remates cercanos al arco. Las dos maneras más frecuentes que tiene de sorprender a los adversarios son por la conocida rapidez a la contra o en acciones a balón parado. Para comprobarlo basta con echar un vistazo a los 25 goles que atesora en las 22 hojas de Liga ya arrancadas del extenso calendario.

Es extraño ver al segundo clasificado hacer tantos desde fuera del área dada su escasa producción desde el lejano horizonte. No lo intenta demasiado. De hecho, es el equipo de LaLiga 1|2|3 que menos dianas acumula más allá de la línea frontal: sólo dos, las mismas que suma el Sevilla Atlético, el colista de Segunda División A, que presenta una discreta cuenta de 16 goles. Uno de esos tantos llevó la rúbrica de Álex Fernández en la cita frente al Real Valladolid y el otro fue obra de Jon Ander Garrido en el envite contra el Tenerife, los dos en la recta final de 2017. En ambas ocasiones se trataron de segundas acciones tras rechaces después de saques a balón parado. Dos excepciones que sirvieron para sumar puntos en plena dinámica positiva -victoria en el estadio Ramón de Carranza contra la escuadra pucelana y empate en el Heliodoro Rodríguez López-.

El Cádiz no se caracteriza por ser un equipo que martillea con disparos de larga distancia y tampoco a pocos metros del objetivo. Es el segundo conjunto que menos lanza de la categoría de plata con 169 tiros -un promedio de 7,6 por partido-. Sólo el Reus, con 165, lo intenta menos. Y el equipo amarillo es el séptimo que menos veces pone la pelota en dirección a la portería, 78 -una media de 3,5 por encuentro-, El que más es el Real Valladolid (113) y el que menos, el Reus (61). Por algo el cuadro pucelano marca más que ninguno -41 goles-.

Las estadísticas reflejan que a los de Álvaro Cervera no le hace falta atacar demasiadas veces para sacar adelante los partidos. Máxima rentabilidad con la mínima inversión. La cuestión para el Cádiz no es llegar mucho, sino aprovechar las oportunidades que sea capaz de fabricar. Es uno de los equipos con mayor porcentaje de acierto. No le hace falta tirar tanto para inclinar la balanza a su favor, al igual que la pasada temporada. Esa es la clave para que sea inquilino de una plaza de ascenso directo, unida al permanente cierre de su portería, en la que no suelen entrar goles: sólo 12 en 22 partidos. Y sólo dos en las últimas 11 jornadas.

El Nástic logró ayer la victoria en su visita a El Sadar, en el partido de la 17ª jornada aplazado por la nieve, al ganar por 0-2 al Osasuna en un choque de máxima efectividad, con un gol de Manu Barreiro en la primera parte y otro de Álvaro Vázquez en el tiempo añadido. El encuentro, sin embargo, fue de total dominio rojillo. El equipo de Diego Martínez perdió la oportunidad de ascender a la tercera posición y colocarse a cuatro puntos del Cádiz al ver cortada una racha de tres victorias seguidas pese a que puso el fútbol y las ocasiones, pero el Nástic, en trayectoria ascendente, hizo los tantos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios