cádiz - córdoba

Llega un 'lobo herido'

  • El equipo de Cervera hace frente hoy a un encuentro más complicado de lo que refleja la clasificación

  • Los amarillos alzan el telón a la segunda vuelta con la misma filosofía

Departamento de infografía Departamento de infografía

Departamento de infografía

A las cuatro de la tarde en el Ramón de Carranza comienza hoy la segunda vuelta del campeonato de Liga en Segunda División A. Otras 21 jornadas por delante en las que el Cádiz se jugará bastante más que una permanencia que tiene casi finiquitada en el ecuador de la competición. Todo empezó en Córdoba y esta tarde, bien temprano, el equipo blanquiverde se cruzará de nuevo en el camino de los amarillos. Además de la temperatura de aquella primera jornada -19 de agosto-, muchas cosas han cambiado en unos y otros, como la situación actual de los cordobesistas, en zona de descenso a Segunda B a pesar de su proyecto ambicioso, y la dinámica lanzada de los gaditanos, sorprendiendo por segunda campaña consecutiva a propios y extraños.

El partido reúne una alta dosis de dificultad aunque el adversario esté metido en el fango. Comienza la segunda parte del campeonato y todos los equipos tienen asumido que la complejidad por obtener puntos es máxima. Como dando la sensación de que ahora son más importantes porque, de alguna manera, la cuenta atrás hasta la jornada 42 ha comenzado. No obstante, queda un mundo. Un mundo que el Cádiz pretende recorrer con su lema por bandera; primero, los 50 puntos, y luego lo más lejos que se pueda con el sueño encendido de que esa meta sea alcanzar la elite del fútbol español.

Carranza sigue muy de moda en este recién estrenado 2018. El de hoy será el tercer partido como local en 14 días, tras el de Copa con el Sevilla y el de Liga ante el Granada. Un ciclo muy andaluz que está tarde, bien temprano, cruza en el camino de los amarillos a un Córdoba con la urgencia como carta de presentación y que cuenta con 23 puntos menos que los amarillos. Es un dato a tener muy en cuenta aunque cuando la pelota empiece e rodar serán once contra once, por cierto que muy buenos algunos de los once que visten de blanquiverde.

Hablando de once, el Cádiz persigue esta tarde un triunfo que eleve a ese número las jornadas que lleva sin perder en Liga. Lejos queda ya aquel 21 de octubre en el que el equipo sucumbió por la mínima (1-0) en Huesca, el actual líder. Desde entonces ocho victorias y dos empates que lo han situado en una de las plazas de ascenso directo a Primera. Desde esa altura el Cádiz espera mantener su sello para no desfallecer ante un Córdoba que está obligado a apretar sin mirar los números de su enemigo cada fin de semana.

Cervera, que en la segunda mitad de la semana se vio afectado por un proceso gripal que le impidió estar en todas las sesiones preparatorias, espera mantener las buenas sensaciones que sus pupilos vienen exhibiendo desde finales de octubre. El técnico, salvo sorpresa, tiene claro el dibujo y los futbolistas para la alineación. Un once que en muchas demarcaciones sale de memoria y que apenas tendrá novedades en lo que se refiere semana a semana a la Liga.

Con los tres jugadores por delante de la defensa que tan buen resultado le están dando (Garrido, Álex y Abdullah), a partir de ahí las piezas van encajando. Salvi y Álvaro García en las bandas y Dani Romera en punta porque Barral está sancionado y Carrillo acaba de salir de una lesión. En defensa, la dolencia de Correa no abre debate en el lateral derecho, que será de Carpio, así como en el centro de la zaga con Mauro ko, pues al jugar Servando titular en Sevilla, todo apunta a que Kecojevic y Villanueva serán los elegidos.

Con un once memorizado y un sistema que es la ley en el vestuario, el Cádiz se conjura para arrancar la segunda vuelta como acabó la primera: ganando. Ganando y demostrando que lo suyo es no es casualidad. Un Cádiz al que pocos creen que los 50 puntos sea su objetivo. Un proyecto deportivo sólido que con la llegada de Eugeni persigue que se minimice la grave lesión de José Mari. Un mercado de fichajes que coquetea con la posibilidad, ahora o en verano, de que abonen la cláusula de rescisión de Álvaro García y el conjunto de Cervera pierda a una pieza clave.

El Córdoba pone a prueba la mejor versión cadista, que para nada se ha visto deteriorada por la eliminación copera tras dejar una muy buena sensación en el cómputo global de la eliminatoria, y el partido podría darle el liderato si es capaz de vencer al Córdoba y que el Huesca, que recibe a un complicado Numancia, no pasa del empate. Las dos primeras posiciones tienen al final el mismo premio, aunque no cabe duda que encabezar una categoría como Segunda A aumentaría el prestigio del club, de los jugadores y del cuerpo técnico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios