Julio Peguero: "Había que coger el toro por los cuernos"

  • El onubense no termina de reconocer su parte de culpa pese a insistir en que fue de la mano de Gracia

Comentarios 7

Cuatro patas se ha dicho por activa y por pasiva que soportan las responsabilidades de la crisis deportiva que atraviesa a día de hoy el Cádiz... como si el club amarillo fuera una mesa que se tambalea. Una la forma el presidente y las otras tres el director deportivo, el (ex) entrenador y los jugadores.

Son tiempos de entonar el mea culpa. Más que nada para remar en la misma dirección, cuando queda aún mucho mar por delante, para no acabar naufragando. Antonio Muñoz se señaló como responsable de haber contratado a Julio Peguero y Javi Gracia, pareja de artífices del último ascenso a Segunda División A que este año no han estado a la altura de las circunstancias.

Los jugadores, que son los que salen a jugar en cada partido, también se dieron golpes de pecho durante la semana previa al decisivo choque frente a la Real Sociedad en Anoeta. Pero siguieron sin hablar en el campo.

Y ayer, Javi Gracia, en su despedida, no fue menos y aseguró que no ha sabido sacarle el "máximo rendimiento a la plantilla". Una plantilla, se lee entre líneas, que no fue confeccionada, ni mucho menos, por él.

Sólo queda una pata por apuntalar para que el equilibrio en el seno del club permita poner un mantel de soluciones sobre la mesa. Y esa pata es la que forma Julio Peguero. Al onubense hay que darle un diez por su trabajo en Segunda División B, pero en este curso liguero está suspendiendo todos los exámenes. Completó las 25 fichas para evitar que Juanma Delgado, al que cerró la puerta de cualquier equipo al tacharlo de golfo, y David García se quedaran en el equipo. Renovó a jugadores con el corazón sin plantearse su posible rendimiento en Segunda División, fichó a Velasco por su cuenta sin el consentimiento del que jornada a jornada se jugaría su cargo en el banquillo, realizó operaciones costosas que explican por sí mismas que el Cádiz tenga una de las plantillas más caras de la categoría, no fue capaz de reconducir la situación de jugadores como Lucas, Jesús o Dani Fornell, que se entrena solo entre pinos en El Rosal preguntándose a diario qué hacer con su vida deportiva, etc...

Peguero recordaba ayer que "todo" lo ha hecho de común acuerdo con Gracia, pero no entonaba el mea culpa. "Los resultados son los que mandan. Esta no ha sido una medida agradable para la entidad ni para mí, pero esperemos que la llegada de Víctor y Luis le dé al Cádiz la escalada que necesita. El equipo había entrado en una mala dinámica y había que coger el toro por los cuernos. En estos casos siempre paga el entrenador. Hemos despedido a un gran entrenador y a una gran persona, un Javi Gracia que nos ha hecho disfrutar muchísimo. Pero había que tomar esta decisión en beneficio del Cádiz", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios