José Mari y David Barral lo tienen difícil para jugar en la segunda jornada

  • El medio y el delantero tienen problemas en sus tobillos y se unen a otras cuatro ausencias

José Mari conduce el balón acosado por un jugador del Córdoba. José Mari conduce el balón acosado por un jugador del Córdoba.

José Mari conduce el balón acosado por un jugador del Córdoba. / o. barrionuevo

La expresión mala pata se ajusta más que nunca a la realidad. La temporada no ha hecho más que empezar y ya hay cola en la enfermería del Cádiz. Hasta seis jugadores pueden perderse el encuentro contra el Alcorcón (próximo domingo a las ocho y media de la tarde en el estadio Ramón de Carranza), dos más que en la reciente visita al Córdoba. José Mari y David Barral son los últimos en unirse a una lista de ausencias en el equipo amarillo que ahora es más extensa. Los dos fueron sometidos ayer a pruebas para determinar el alcance de sus problemas físicos y según el club son dudas para la segunda jornada de Liga en función de su evolución. Lo tienen complicado.

El roteño ya había estado renqueante la semana pasada pero dslió en el once titular en el Nuevo Arcángel hasta que se vio obligado a pedir el cambio poco antes del intermedio por molestias en un tobillo -fue sustituido por Abdullah-. El medio abandonó el terreno de juego con una visible cojera y todo apunta a que le tocará descansar en la segunda jornada para no forzar más de la cuenta y evitar así correr el riesgo de sufrir una lesión más grave. El doctor Antonio Fernández Cubero, jefe de los servicios médicos del Cádiz, informó ayer que José Mari "se ha resentido de una contusión que sufrió en el tobillo durante el Trofeo Carranza". El médico descartó "rotura ósea o ligamentosa tras la práctica de una resonancia".

En el caso del isleño, el doctor Fernández Cubero señaló que "tras realizar una resonancia en el tobillo de David Barral se le ha diagnosticado un esguince de grado medio del peroneoastragalino anterior, acompañado de sinovitis del tobillo y edema óseo".

Barral se hizo daño en el tobillo derecho al caer mal tras un salto con un adversario en busca de un balón aéreo en un lance sucedido en la segunda parte. El atacante se retiró pero, al haber agotado el Cádiz todas las sustituciones, regresó al césped para no dejar al equipo con diez y acabó el encuentro. El delantero abandonó las instalaciones con un tobillo hinchado y vendado, y ya se apreciaba la posibilidad de un esguince que en principio lo dejaría fuera de combate para la cita contra el Alcorcón. Si la dolencia es leve podría apurar con una fuere protección en la zona dañada.

El Cádiz empieza la temporada con una victoria que le va como anillo al dedo a un equipo que, todavía en fase de adaptación, se encuentra con un obstáculo inesperado. La buena noticia son los tres puntos conseguidos en Córdoba pero la felicidad no es completa porque la enfermería del conjunto amarillo está a tope. Hasta seis jugadores pueden perderse el partido contra el Alcorcón por problemas de diversa índole. Khalifa Sankaré es baja de larga duración y en principio no estará disponible para competir hasta octubre. Alberto Perea fue operado de apendicitis en un hospital Lorca (Murcia) a finales del pasado mes de julio y en el club espera que esta semana pueda reanudar los entrenamientos, aunque ahora debe coger el ritmo adecuado para poder tener opciones de ganarse un puesto en el equipo. Rubén Cruz sufrió una rotura de fibras en el isquio-femoral durante el partido de consolación del Trofeo Carranza y tampoco llegará a tiempo para el choque contra el Alcorcón el próximo domingo. Nico Hidalgo, con una microrrotura fibrilar en un aductor sufrida en un entrenamiento que le impidió participar en el Trofeo y en la jornada inaugural de Liga, lo tiene difícil para poder competir en el segundo capítulo. Lo normal es que no pueda pelear por un puesto en la convocatoria salvo que pueda ejercitarse con normalidad durante la semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios