cádiz | numancia

Duelo en las alturas

  • El conjunto amarillo discute el liderato a un adversario que llega en plena forma al Ramón de Carranza. Los locales presentan un once con cambios respecto a la Copa.

Los jugadores del Cádiz, en grupo durante un entrenamiento esta semana en la Ciudad Deportiva de El Rosal. Los jugadores del Cádiz, en grupo durante un entrenamiento esta semana en la Ciudad Deportiva de El Rosal.

Los jugadores del Cádiz, en grupo durante un entrenamiento esta semana en la Ciudad Deportiva de El Rosal. / fito carreto

La sexta jornada del campeonato nacional de LaLiga 1|2|3 depara un encuentro que no puede ser más atractivo. El Cádiz pisa el césped del estadio Ramón de Carranza en una cita contra un Numancia que comparece al frente de la clasificación -a partir de las ocho de la tarde, ofrecido en directo por televisión a través de Vodafone, Orange, Telecable y Bein Sports-. Un apasionante duelo en las alturas entre el que fue líder en la cuarta jornada y el actual inquilino de la primera posición, dos de los equipos que han protagonizado en el mejor arranque de curso, convertidos a día de hoy en rivales directos.

Con la Liga vuelve el equipo habitual en la competición de la regularidad tras el envite copero. Se avecinan numerosos cambios en el once de Álvaro Cervera respecto al que salió ante el Osasuna, aunque el buen rendimiento de los que participaron el pasado miércoles puede alimentar las dudas del entrenador, con margen de elección pese a que la enfermería continúa llena de pacientes. A las habituales bajas de los lesionados Khalifa Sankaré y José Mari, se mantiene la de Álvaro García -el utrerano se perdió el choque dirimido en el Carlos Tartiere y también el reciente de Copa tras sufrir un fuerte golpe en una rodilla en el partido contra el Nástic de Tarragona-, y el último en unirse a ellos es el lateral derecho Rober Correa, con una pequeña fractura en el dedo pequeño de su pie izquierdo que le impide estar disponible. El Cádiz se acostumbra a afrontar los encuentros con numerosas ausencias por problemas físicos. Es la tónica habitual desde que se alzó el telón. No le queda otra aunque el técnico sabe aprovechar al máximo la plantilla con una filosofía en la que impera el trabajo colectivo.

La alineación es una incógnita aunque estaría formada en principio por Alberto Cifuentes en la portería, escoltado en defensa por Carpio y Brian en los costados y Servando y Marcos Mauro en el eje, aunque no se puede descartar la posibilidad de que entre Mikel Villanueva, notable en su estreno oficial el pasado miércles. Jon Ander Garrido, un hombre fundamental para Cervera, es fijo como pivote en labores de destrucción en el centro del campo, acompañado por Rafidine Abdullah. Salvi y Aitor se encargarían de las bandas y en punta empezarían Dani Romera o Carrillo y el goleador David Barral si el míster se inclina por desplegar un 4-4-2. El isleño, tras no participar en Oviedo por un acto de indisciplina, sí jugó contra el cuadro navarro y con su gol demostró que se ha convertido en la referencia imprescindible en ataque. Siempre que juega marca. Cinco partidos, cinco goles -tres en la Liga y dos en la Copa-. Cuando él no está, el equipo no ve puerta, como ante el Alcorcón y la escuadra asturiana.

Andaluces y castellano-leoneses miden su dulce estado de forma en una situación calcada. Se enfrentan después de haber certificado entre semana su pase a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Los gaditanos se deshicieron del Osasuna con una victoria por la mínima y los sorianos tumbaron al Sporting de Gijón en la tanda de penaltis, con el mérito añadido de haber salido vivo de un cruce que disputaron a domicilio.

Además de avanzar en el torneo del k.o., el Cádiz -tercero antes del inicio de la jornada- y el Numancia -primero- dibujan idéntica trayectoria en la competición doméstica. Los dos atesoran 10 puntos con un balance de tres triunfos, un empate y una derrota. Si los visitantes van por delante en la tabla es por el pequeño matiz de disponer de un saldo goleador más favorable: más cuatro frente a los tres de los anfitriones. La otra diferencia, relacionada de manera directa con la Liga, es que el Numancia llega después de haber goleado (3-0) al Sporting y el equipo de casa pretende reaccionar de inmediato tras su primera derrota del curso (1-0 ante el cuadro carbayón).

El Cádiz encara la complicada misión de doblegar a un adversario bien armado, con la base del curso pasado que ha empezado la campaña como un tiro aunque apoya su frenético arranque en un trío de victorias en Los Pajaritos. Fuera de casa le cuesta un poco más: un empate -2-2 en el terreno del Rayo Vallecano- y una derrota -1-0 en el campo del Reus-. Una de las claves para cumplir los objetivos de la temporada -el reto preferente es la permanencia en la categoría de plata antes de pensar en pelear por alcanzar cotas más altas- es convertir el Ramón de Carranza en un fortín. Cuantos más puntos sea capaz de amarrar el Cádiz en casa, más opciones tendrá de soñar con hacer algo grande. Las sensaciones que ha ofrecido hasta la fecha como local no pueden ser mejores, pero cada partido es una reválida y los amarillos afrontan un duro examen ante el rival más en forma de Segunda División A.

Intensidad, presión, trabajo en bloque, velocidad, acciones de estrategia, paciencia y, sobre todo, acierto en las dos áreas, que es lo que al final cuenta. Son las claves de un choque de alto nivel con la ventaja de contar con el aliento de una afición dispuesta, una vez más, a llevar en volandas a su equipo en su relevante papel de jugador número 12.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios