Competición indulta a Sankaré aunque no perdona a Garrido

  • El Comité deja sin efectos la amarilla al central en la acción del penalti, pero mantiene la del pivote

Sankaré protesta de forma airada una decisión del colegiado durante un partido. Sankaré protesta de forma airada una decisión del colegiado durante un partido.

Sankaré protesta de forma airada una decisión del colegiado durante un partido. / josé martínez

Las alegaciones presentadas por el Cádiz por las tarjetas amarillas que en Huesca vieron Sankaré y Garrido han tenido una respuesta positiva y negativa por parte del Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Y es que mientras que este organismo ha estimado la reclamación por el defensa central, no ha sucedido igual con las del centrocampista, que se queda con la cartulina que vio en El Alcoraz.

En el choque en tierras oscenses corría el minuto 53 cuando "el jugador (17) Papa Khalifa Ababacar, Sankaré, fue amonestado por el siguiente motivo: Derribar a un contrario en la disputa del balón". Es lo que recogía en el acta del encuentro el colegiado gallego David Pérez Pallas. Sin embargo, las alegaciones del club gaditano han llegado a buen puerto a pesar de ser una acción que acabó en penalti y en el gol del Huesca. Competición, en el punto segundo de los fundamentos jurídicos, entiende que "debe dejarse sin efectos disciplinarios la amonestación impugnada, al no haber causado el derribo del jugador contrario, quien termina cayendo tras tropezar con el referido jugador amonestado, que se encontraba en el suelo tras la disputa de un balón".

Por lo tanto, Sankaré acabó el encuentro frente al Huesca sin cartulina y en su cómputo total sigue con seis tarjetas amarillas, aún lejos de las diez que le harían parar un partido al cumplir un segundo ciclo de cinco cartulinas.

En lo que se refiere a Garrido, Competición no ha estimado las alegaciones de la entidad amarilla. "Distinta suerte han de correr, por el contrario, las alegaciones relativas al jugador Jon Ander Garrido Moracia, quien con su cuerpo desequilibra antirreglamentariamente a un jugador contrario, quien termina cayendo al suelo a consecuencia de dicha acción, constitutiva de una infracción del artículo 111.1.a) del Código Disciplinario de la RFEF y, por ende, de las consecuencias disciplinarias derivadas de la misma. Amonestar a Jon Ander Garrido, jugador del Cádiz CF, por juego peligroso, con multa accesoria al club en cuantía de 90 euros", dice la resolución del Comité en lo que se refiere al centrocampista vasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios